#armariocápsula: Capa Hombros Xochitex

Texto: Tania de @mexicoacolores
Fotos: @mexicoacolores y @jacobfrerod

Además del claro problema de contaminación ambiental que trae la industria de la moda rápida o fast fashion, la apertura a los mercados, el boom de comercio y alcance de su mayor ventaja competitiva, los precios accesibles, lleva  al consumidor de la mano y lo hace comprar para tener más y mayor cantidad de posibles combinaciones. ¿Para qué? Días después de la compra, se abre la puerta del armario para escuchar el clásico pensamiento: “no tengo que ponerme”.

A lo largo de mi vida como escritora de moda y estilo usando textiles tradicionales, me he encontrado con diversos artículos en diferentes fuentes que hablan de las múltiples combinaciones que se pueden lograr partiendo de “x” número de prendas básicas. Me he topado con textos que describen “los 10 básicos que no pueden faltar en tu clóset”, sin embargo, he podido experimentar y constatar una cosa, no hay mejores aliados que los básicos cómodos y que vayan con tu estilo.

En el microblogging que hago desde mi cuenta de Instagram (@mexicoacolores), publico imágenes que van relacionadas a mi filosofía de vestir y combinar mi ropa donde siempre intento incentivar el consumo responsable, porque antes de hablar sobre consumo ético, hay que ser responsables con nuestros hábitos de compra. En una de estas publicaciones puede leerse “Comprar con amor y respeto” porque me parece que el problema no radica en llenar el armario: la clave está en cómo lo hacemos, qué ponemos en él y por qué una vez que entendemos y aplicamos esto, nuestra perspectiva cambia.

Soy de la idea de que el concepto de la moda no debe estar relacionado con la cantidad de prendas y accesorios que tengas en el armario, se pueden hacer diversas combinaciones partiendo de las mínimas piezas. Si eres de las personas que les encanta tener un incontable número de prendas de vestir para que las opciones nunca falten, te invito a cuestionarte ¿qué porcentaje de tu armario es producto de la moda rápida? ¿qué porcentaje son prendas de segunda mano? ¿cuántas piezas cuentan historias de vida y están hechas bajo estándares de comercio ético? ¿qué compraste porque te gustó y qué compraste porque lo necesitas?

Recuerdo el primer video que hice donde jugaba con diferentes combinaciones de ropa y zapatos para hacer 5 combinaciones de ropa usando siempre un textil, que en ese caso se trató de un huipil de flecos largos de ReCrear. Tenía pocas horas de publicado el video cuando una persona dejó un mensaje donde hacía referencia de mi poca creatividad para hacer combinaciones , fue ahí donde capté que tal vez lo que el consumidor de moda en redes sociales quiere ver, son múltiples texturas o muchísimas variaciones de accesorios. Esto es  es un efecto inculcado por la pedagogía del consumismo desmesurado que no deja consecuencias favorables. Lo siento, yo soy una persona del mundo real donde, a pesar de tener un blog, no puedo mentir respecto a que tengo contados básicos y prendas a las que no me importa mostrar repetidas ocasiones públicamente (ni en persona ni en mis redes).

Eso sí, puedo decir que cada pieza de vestir vive su vida al máximo conmigo, es más, tengo ropa que aún uso y que me compró mis padres cuando iba en la secundaria (osea de hace 15 años), digo, si la ropa aun me queda y está en buenas condiciones, ¿por qué desecharla?

Posiblemente, si eres mi seguidor desde hace tiempo, ya te habrás dado cuenta que muchas prendas que uso con mis textiles se han repetido, porque mi mensaje es que no necesitas un gran número de cosas para lucir increíble portando con orgullo tus textiles.

Así es que partiendo de todos estos pensamientos , hice estas 4 combinaciones usando una capa de hombros ReCrear, una prenda tejida en telar industrial en el taller Xochitex ubicado en Contla, Tlaxcala. Cuatro combinaciones en las que traté de usar un mínimo de prendas que en mi mundo y mi estilo son parte de mis básicos y me hacen sentir muy cómoda. Estas propuestas están centradas en mi mayor regla de la moda: “menos, es más”.

En las cuatro combinaciones usé un común denominador (además de la capa de hombros), una blusa negra de tirantes que considero un super básico que me saca de diversos apuros. Decidí que fuera una prenda fija para no que veas que puedes jugar con una sóla prenda para vestir en diversas ocasiones o situacion

Tania: En la primera combinación decidí usar unos pantalones de media campana con unos zapatos cerrados de tacón bajo; una opción para el viernes casual de la oficina o para una tarde social.

Jacob: para mi primer outfit quise elegir un atuendo sencillo pero un poco fuera de lo convencional más allá de playera y jeans. Overall slim fit gris claro con una playera de estampado tropical (ambos en tonos neutros para resaltar el elemento principal, la capa) y tenis. Me encantó lo práctico de este outfit para compartir un café con amigos o simplemente para un viernes relax en el trabajo.

En la segunda combinación, decidí irme por la opción para la fiesta con un palazzo negro y unos zapatos altos, en verdad que este outfit no le pide absolutamente nada a un vestido elegante.

Para la tercera combinación me fui por una opción que es muy de mi estilo, unos pantalones de pierna ancha que fueran a tono con uno de los colores del tejido de mi capa de hombros y mis amadas sandalias ReCrear. La versatilidad de este atuendo radica en los colores, pues la prenda artesanal puede variar en colores y texturas, lo cual permite perfectamente jugar con la forma del pantalón y sus tonos.

Por último, pero no menos importante, usé una falda de vuelo hecha en tela de algodón, una prenda que lleva tanto tiempo conmigo que en verdad no puedo recordar cuántos años, cuántas mudanzas y cuantos outfits ha recorrido a mi lado y nuevamente, unas cómodas sandalias ReCrear van a la perfección.

En mi blog siempre trato de recordar que al final, este es mi estilo, es mi filosofía y tu tienes la última palabra en cómo lo usas y adaptas. Puede que te guste y puede que no.

Para cerrar, te invito a que hagas el siguiente ejercicio:

Elige una prenda elaborada bajo un proceso artesanal o de moda lenta y escribe en una libreta absolutamente todas las combinaciones que puedes armas usándola como prenda principal. ¿Cuántas te salieron?

¿Verdad que si tienes que ponerte?

#traducciones: El fraude de la filantropía

Por CHRIS LEHMANN

Éste artículo  fue escrito en inglés por  Chris  Lehmann y publicado por Jacobin el 25 de Agosto del 2018. La traducción fue realizada por Rosa y puedes leer la versión original aquí.

La filantropía es la manera que tiene la élite global para proyectarse como los bienhechores – las personas que están destruyendo el mundo están posando como sus salvadores.

En la foto: Leymah Gbowee, Nick Kristof, Laurel Weldon, y Melinda Gates hablando en el evento Goalkeepers en el 2017 en Nueva York. Goalkeepers es organizado por la fundación Bill y Melinda Gates.

La filantropía es la manera que tiene la élite global para proyectarse como los bienhechores – las personas que están destruyendo el mundo están posando como sus salvadores. 

Como lo plantea Anand Giridharadas en su imprescindible libro, Winners Take All (Los ganadores se llevan todo, La farsa de la elite cambiando el mundo), “No cabe duda que la élite de hoy puede estar entre las élites más socialmente conscientes de la historia. Pero también es cierto que son, por la fría lógica que dan los números, una de las más predatorias.”

Mientras los salarios se estancan y disminuyen; los apoyos a la renta, a la vivienda social y a la vivienda pública son reducidas perversamente, un nuevo estilo de filantropía bienhechora apunta a transformar el alivio social en una oportunidad de emprendedurismo. En grandes corporativos consultores como McKinsey, o en grandes espacios de encuentro global como Davos, Aspen y Doha, envueltos por el luminoso halo cálido y autocomplaciente de las Clinton Global Initiatives (CGI); la misma clase que lucra con la inequidad global se reúne para buscar formas de mitigar sus síntomas — de manera lucrativa, por supuesto, por medio de un conjunto de “disruptivas” intervenciones impulsadas por el mercado en temas de salud pública, transporte, vivienda y otras esferas que son vendidas a los inversores como maneras ingeniosas de hackear a la sociedad. 

El dogma perverso detrás de estas iniciativas es el mantra “ganar-ganar” — la noción de que la necesidad de reforma social nunca implica un coste para las ganancias netas.  Como uno de sus principales teóricos, Greg Ferenstein el exreportero de TechCrunch lo explica, si asumes que el sector público está fundamentalmente en conflicto con el mercado:

Te preocupan por las disparidades económicas. Quieres que los sindicatos protejan a los trabajadores de la grandes corporaciones. Quieres un gobierno más pequeño que no interfiera con los negocios. Pero si no asumes esto, y crees que a toda institución necesita irle bien y que todas trabajan juntas, en realidad no quieres sindicatos o regulaciones o soberanía o cualquiera de las otras cosas que protegen a las personas. 

El autor resume esta sinergia entre gobierno-mercado, ridículamente, como “optimismo”. Después de todo, la élite neoliberal ha encontrado un remedio para las desigualdades salvajes que genera el mercado —un conjunto de correcciones sociales cosméticas que acatan la lógica del mercado, tales como los micro-préstamos o los vales escolares. 

Giridharadas provee una crítica lacerante a esta racionalidad traidora con conocimiento de primera mano; ya que fue un consultor en McKinsey y miembro del Instituto Aspen, quien también ha hecho rondas de pláticas TED. Su acceso de iniciado (insider) le permite  desentrañar los fracasos intelectuales y morales de nuestros optimistas jefes supremos mostrando un retrato devastador sobre las “redes y la comunidad” y “la cultura y estado mental” que él llama “MarketWorld” (MercadoMundo): 

Estas élites creen y promueven la idea de que el cambio social debe ser buscado principalmente por medio del mercado libre y la acción voluntaria, no por medio de la vida pública, las leyes y las reformas de los sistemas que las personas compartimos; consideran que deben ser los los grandes ganadores del capitalismo y sus aliados quienes supervisen, sin que el cambio sea antagónico a sus necesidades; y que los mayores beneficiarios del status quo deben jugar un papel principal en las reformas a este status quo.

Como Giridharadas apunta, defender el MercadoMundo no requiere poner fin a las distorsiones  y disminuciones del pensamiento social. La psicologa social Amy Cuddy, por ejemplo, dio una de las pláticas TED más exitosas en la historia al presentar al activismo feminista principalmente como un cuestión de adoptar pequeños cambios al comportamiento en ambientes laborales, tales como las llamadas “posturas de poder”. Tales comentarios acerca del conflicto social, escribe Giridharas, “Han dado lugar a teorías deslavadas de cambio que se plantean como personales, individuales, despolitizadas y respetuosas del sistema y del status quo, y en lo más mínimo disruptivas”. Bruno Giussani, el funcionario de TED que presentó la plática de Cuddy, admite esto, mencionando que incluso ha acuñado un término para denominar a la evasión de conflicto por parte de la elite: “pinkering”, llamado así por el argumento del lingüista Steven Pinker el cual plantea que el arco de la Historia se inclina ineluctablemente hacia la paz mundial.

Reportando sobre la última conferencia convocada por la CGI, Giridharadas cita el discurso de despedida del ex presidente Bill Clinton a esta Alta Iglesia de MarketWorld. “Giridharadas cita al ex presidente Bill Clinton en su discurso de cierre apelando a esta Alta Iglesia del MercadoMundo. “La gente buena, comprometida con la cooperación creativa, tiene un impacto positivo casi ilimitado para ayudar a la gente hoy y así dar a nuestros hijos un mejor mañana”, Clinton recitó. “Esto es todo lo que funciona en el mundo moderno”. Giridhardas acertadamente se refiere a esta última afirmación como  “increíble” —evoca la insistencia de Margaret Thatcher sobre el hecho de que simplemente “no hay alternativa” al reino del capitalismo desbocado. 

Giussani sugiere que tales narrativas Olímpicas sobre la reafirmación de las élites sirve para desechar cualquier perspectiva crítica como retrógrada o ignorante: “Tus problemas realmente no son importantes en comparación con los del pasado, y tus problemas no son realmente problemas porque las cosas están mejorando.”

Cuando se le preguntó si todo este Pinkering flagrante había contribuido al contragolpe  de enojo pseudo-populista que agita actualmente al Oeste, Giussani asevera, “Claro que la distorsión contribuyó. Creo incluso que es uno de sus motores principales.” Sin embargo, los líderes de opinión del MercadoMundo esperan poder superar la crisis actual aferrándose más firmemente que nunca a sus consignas favoritas. El sorprendente resultado del voto al “sí” del Brextit, por ejemplo, apuntó a la observación por parte de Clinton segun la cual quienes apoyaban el Brexit simplemente “no tenían idea de lo que estaban haciendo”. Como lo apunta mordazmente Giridharadas, “Las personas que se habían encomendado a la tarea de entender el enojo a su alrededor estaban ya comprometidas con la idea que el enojo no tenía ninguna posible base en la razón o en la elección consciente.”

Y éste, en general, es el mundo discursivo que continuamos habitando desde las elecciones de Trump. El MercadoMundo y sus portavoces mercenarios insisten firmemente que todo está fundamentalmente bien en el mundo – que los líderes Demócratas están siendo intimidados por las fuerzas oscuras de Trump porque son “efectivos”, como lo mencionó Pelosi en un descabellada entrevista publicada recientemente en la revista Rolling Stone. En efecto, está claro que el sueño neoliberal de gobernanza ha sido un fiasco grotesco, con Pelosi los demócratas están viéndose enfrentados a su pico más bajo de su influencia política en los Estados Unidos desde 1924. Pero esta es una amarga verdad que nunca penetrara en los costosos desfiles de la autocomplacencia neoliberal. 

Sobre el autor

Chris Lehmann es editor en jefe en Baffler y autor de The Money Cult: Capitalism, Christianity, and the Unmaking of the American Dream (Melville House, 2016) (El Culto al Dinero: Capitalismo, Cristianismo y la Disolución del Sueño Americano). Fue gerente editorial de In These Times, su trabajo también ha aparecido en The Atlantic Monthly, The Washington Post y Slate, entre otras publicaciones.  

#cómolouso: taza recta Me Hai

Texto: José Angel Araujo
Fotos: Luis Felipe Rojas
de Tabula Rasa

Cuando se tiene un objeto en las manos, es seguro que llega con toda una historia detrás. Está la mano de una o varias personas que se involucraron en la creación de ese objeto. En particular lo artesanal, que como la cerámica en este caso, despertó mi interés para llevarme a conocer sus procesos e incluso a enlodarme las manos en un taller de producción. Cada pieza tiene un carácter único, la mano del artesano y toda su historia quedan impresas en los objetos que produce, vierten sueños, energía, sentimientos. Por eso la cerámica es tan especial para mi; son la pasión del otro por su oficio, y es en este caso, una de las labores de mayor tradición. Tierra y fuego, aunada con imaginación, diseño y color para entregarnos uno de los objetos que nos acompañan en los momentos de mayor gozo.

Podemos hacer de lo cotidiano algo extraordinario, para darle el fin utilitario a la pieza que fue creada por el taller Me hai en San Ildefonso Amealco, con la intención de formar parte de nuestras vidas como el oficio ha formado parte de la suya.

Además del líquido (café o té) que las tazas pueden contener, se antoja poder darle otros usos. Aquí cuatro formas de utilizarlas en la preparación y presentación de cuatro de mis recetas favoritas.

Arroz con leche de almendras y pera flameada

Una taza de arroz sirve perfecto para compartir con cuatro personas. Lo pongo a hervir con agua y canela, cuando está suave se cuela. En un sartén pongo una taza de leche de almendra, azúcar y el arroz, hasta que adquiera la textura deseada. Apaga y deja reposar.

Las peras se parten a la mitad y se ponen en un sartén caliente para sellar la parte plana. Se baja el fuego para no quemar la fruta, si deseas puedes agregar un poco de miel para caramelizar. En los últimos minutos, se retira del fuego y se vierte un caballito de tequila, mezcal, ron o cualquier licor a la mano. Se regresa al fuego y con cuidado se ladea para alcanzar la llama y que se prenda el alcohol. Sin moverlo, deja que el fuego se consuma.

Apaga y deja enfriar antes de comerlo. Yo sirvo un poco de arroz y encima una mitad de pera, además le espolvoreo un poco de la cáscara de cacao tostado, pero también puedes agregar nueces o almendras para un crunch extra.

Ensalada de betabel, naranja y jícama

Cocer dos betabeles grandes en una olla con suficiente agua, porque tardan en cocerse. Si el agua se termina y aún se sienten duros, agrega más agua pero caliente. Yo los saco a media cocción para partirlos a la mitad o en cuartos y tenerlos más rápido.

Ensalada de betabel, naranja y jícama

Pelar una jícama grande y cortarla en cubos, lo mismo con la naranja, partirla en cuartos y desgajar. Cuando los betabeles estén listos, dejarlos enfriar y también cortar en cubos. Mezclar lo anterior en un bowl grande con un poco de pimienta quebrada y sal de mar.

Pastelitos María y el Mar

Poner en la licuadora media taza de avena y media taza de amaranto hasta pulverizar. Mezclar con media taza de harina, una cucharadita de royal y media cucharadita de bicarbonato.

Licua una taza de leche de almendras, un plátano, una cucharada de linaza y una cucharada de aceite vegetal. Mezcla con los ingredientes secos con los húmedos en un bowl grande, hasta que se incorporen perfectamente. Si está muy seco puedes agregar un poco más de leche o agua, pero no debe quedar muy líquido.

Con un poco de aceite vegetal engrasa las tazas y enharina. Reparte la mezcla sin llenar la taza hasta el tope, máximo ⅔.

Poner a hervir dos tazas de agua en una cacerola con tapa, cuando esté caliente acomodar las tazas dentro para cocer a baño maría a fuego medio. Dependerá del tamaño de la taza, pero tardará aproximadamente 30 minutos. También lo puedes hacer en el horno de la estufa, cuidado su cocción con un palillo, cuando este salga limpio el pastelito estará listo.

Déjalo enfriar para decorar con fruta fresca y crema batida de coco, para hacerla, necesitas una lata de leche de coco que pondrás en el congelador por una hora antes de usar. Bate a velocidad máxima y cuando se formen picos endulza con azúcar glass vuelve a batir pero en la velocidad más baja y lo menos posible. ¡Cómelo directamente de la taza!

Pastelitos María y el Mar

Sopa Ofelia

En un sartén fríe con aceite vegetal ajo, cebolla y cuando estén dorados, agrega una hoja santa hasta que esté suave, sin dejar que se queme. Lleva estos ingredientes a la licuadora con una taza de frijoles negros más dos tazas del caldo en el que se cocieron. Licua suficiente para no colar, porque al hacerlo se pierde mucha fibra de los frijoles. Regresa al sartén y sazona, rectifica la sal y si es necesario agrega un poco más. Deja que hierva unos minutos a fuego bajo. En las tazas coloca juliana de tortillas fritas, aguacate en cubos, unas rodajas de chile chipotle, habas y champiñones. Lleva a la mesa y sirve directamente la sopa de frijol, calientita y apapachadora.

Sopa Ofelia

Compra tu taza recta aquí y comparte con nosotrxs cómo usas tu taza recta Me Hai usando el hashtag #cómolouso en redes sociales.


José Ángel escribe de salud y bienestar para medios impresos y digitales. Maratonista y guía de corredores con debilidad visual. Apasionado de la comida mexicana, por sus técnicas e ingredientes que lo atraparon desde pequeño, cuando aprendió a hacer salsa de molcajete y tortillas. Es padre de cuatro perros y tres gatos (por ahora) y fundador de Tabula Rasa , un proyecto que reúne alrededor de la mesa a todo aquel que quiera partir el pan y olvidarse de los prejuicios, con la disponibilidad (y valor) de compartir la mesa y su experiencia con extraños. Encuéntralo en el Centro de Tlalpan, al sur de la CDMX

#miomio : cómo prolongar la vida de la ropa de l@s niñ@s (y de paso la tuya)

Somos una marca mexicana de ropa para niñ@s que fomenta el cariño y el cuidado hacia las prendas, para extender su periodo de vida activa. En MIO sabemos que #BienCuidadoDura, por eso te presentamos algunos tips básicos para que la ropa de tus peques, y de paso la tuya, dure todo el tiempo que la necesiten.

¡No lo laves!

Así como lo lees, cualquier proceso de lavado desgasta los tejidos, y muchas veces las razones por las que metemos una prenda a la lavadora son dos: desmanchar o quitar olores. Para las manchas pasar un trapo húmedo o pluma quitamanchas (mientras más reciente la mancha, mejor); y para remover olores puedes rociar un poco de vodka sobre la prenda, asolearla o meterla a una bolsa en el congelador.

Ajustable es mejor.

¡Los niños crecen de la noche a la mañana y la ropa no! Por eso te recomendamos buscar prendas ajustables que les den espacio para crecer. Entra a nuestro sitio web y encuentra las mejores.

La buena moda no pasa de moda.

Por eso mejor invierte en piezas que durarán todo el tiempo que las necesites, en lugar de tendencias pasajeras que sabes que terminarás desechando en poco tiempo.

Agua fría y sol.

La mejor combinación al lavar tu ropa, para que dure más y para cuidar al planeta, es lavar con agua fría (30° máximo) y colgarla al aire libre. Recuerda cuidar que no dé el sol directo a prendas de color oscuro o estampadas, puedes secarlas volteadas o a la sombra.

Time out.

Deja descansar la ropa y los zapatos al menos un día antes de volver a usarlos. De ser posible desmancha, quita olores u orea en cuanto te los quites para que la siguiente vez estén frescos, sin necesidad de lavar.

¡Comparte!

Cuando hayas agotado todas las opciones de una prenda y ya no les quede, ni quieran ponérsela, siempre puedes dársela a alguien que pueda seguir dándole uso, como amigos con hijos más chicos, compañeritos del salón, etc. Así como donar a algunas instituciones que las distribuyan con quien las necesite.


Esperamos estos tips te sean útiles y si tienes dudas o comentarios sobre algo en específico no dudes en escribirnos a: hola@mio-mio.co

Mio Mio es una marca mexicana que quiere fomentar la relación de cariño entre l@s niñ@s y su ropa, que la usen por más tiempo y la hagan suya.

#cómolouso : textil San Rober

Texto: José Angel Araujo
Fotos: Luis Felipe Rojas
de Tabula Rasa

Un entramado versatil

La sociedad ha impuesto normas y reglas para todo, y las aprendemos desde pequeños. Lo que puedes y no hacer, te lo dictan aún antes de que puedas decir pío. Tus balbuceos deben convertirse pronto en sonidos coherentes para que mamá y papá brinquen de la emoción.

Pero en algún momento, ese indefenso y obediente niñx entra al mundo de los adultos, ese que permite romper las reglas  cada vez con mayor naturalidad de la que te hicieron creer. Entonces puedes darle la vuelta a la “normalidad”. Ahora puedes reinterpretar la finalidad de los objetos, al menos para tu entorno.

Así que manos a la obra, es tiempo de rebelarse y desbaratar algunas costumbres, o en este caso, a destender la cama. Los textiles de San Rober tienen una bonita ventaja, porque pueden estar presentes en diversos escenarios y cumplir muchas más funciones de las que crees.

Luis Felipe Rojas, especialista en arquitectura de interiores, apoya la libertad de las prendas para convertirse en objetos multipropósitos para ayudarlos a brillar en cualquier uso que quieras darle.

Los invitados no -siempre- pasan a la recámara,

entonces dales la oportunidad de ver tu textil sobre la mesa, Luis Felipe asegura que los textiles “se convierten en una veladura de las asperezas del mundo, desde el clima hasta la temperatura de la mesa cambia: te obliga a tener una relación distinta, más amable, hogareño y cálida.”

“El lenguaje de los textiles es bastante poético, porque desde su invención se convirtieron en una segunda piel.”

El colchón se cubre en San Rober

con una ligereza que encanta. Una de las razones por las que recomiendo esta opción, es la comodidad: no pesa y cumple perfectamente la función. Para mi basta una sábana y mi San Rober. “Un textil es flexible. Es un entramado, la unión de muchas cosas que se vuelven una cubierta. La flexibilidad que tiene le permite adaptarse a cuerpos distintos.” Ahora si vas a querer tender la cama.

“La cuestión con los objetos es que son materia inanimada. Los usuarios somos los que definimos los usos que debe cubrir un objeto, muchas veces ni siquiera quienes lo diseñaron o lo crearon”.

Algodón para un día de flojera

Otra opción de los textiles San Rober es, por lo térmico de el tejido y el material, utilizarlos como manta para un día de descanso; ya sea que te acompañen en alguna lectura sobre tus hombros o que te cubra mientras ves una serie o una película.

Una de sus principales funciones en casa: de capa

Es uno de mis favoritos, porque en casa el frío llega sin medida. Envuélvete como taco, o cubre tu espalda mientras estás en el escritorio y ten por seguro que estarás comodx y calientitx. Por ejemplo, en lo que estas letras forman un texto, me percato de un uso extra, porque de los varios gatos que me rodean, hay uno que no desaprovecha cualquier manta.

Comparte con nosotrxs cómo usas tu textil San Rober usando el hashtag #cómolouso en redes sociales.


José Ángel escribe de salud y bienestar para medios impresos y digitales. Maratonista y guía de corredores con debilidad visual. Apasionado de la comida mexicana, por sus técnicas e ingredientes que lo atraparon desde pequeño, cuando aprendió a hacer salsa de molcajete y tortillas. Es padre de cuatro perros y tres gatos (por ahora) y fundador de Tabula Rasa , un proyecto que reúne alrededor de la mesa a todo aquel que quiera partir el pan y olvidarse de los prejuicios, con la disponibilidad (y valor) de compartir la mesa y su experiencia con extraños. Encuéntralo en el Centro de Tlalpan, al sur de la CDMX. 

¿vestido de noche? 5 opciones ecológicas

Por Daniela de @quebonitoplaneta

Cuando  se acerca una fecha especial como  tu graduación, la boda de tu mejor amig@, el aniversario de tus abuelos  o algún evento de este tipo siempre quieres lucir especial, tal como la ocasión lo amerita. Aunque las cosas se complican cuando eres un consumidor consciente, ¿no es así? Es evidente que para ti, no es una opción comprar un vestido de noche de esas marcas que explotan personas en diferentes partes del mundo y que han hecho de la moda la segunda industria más contaminante del planeta; y esto, descalifica casi todas las tiendas en la ciudad ¿Será entonces que tienes que irte en fachas para ser fiel a tus principios? ¿o que de plano debes olvidarlos en nombre del “buen vestir”?

Por fortuna, existen varias alternativas para no sacrificar ninguno de estos aspectos y hoy te preparamos una lista con ellas:

  • Rentar

Así es, es posible rentar un vestido perfecto para la ocasión que no implique el derroche de recursos que los que están en las tiendas comunes. En lugares como Dress up , Rosa Puro, Casa Madrina (por mencionar algunos) puedes encontrar una gran variedad de opciones.

captura de pantalla 2019-01-16 21.29.40
Renta de vestidos por Dress up
  • Intercambiar

Es verdad que a las personas no nos encanta repetir atuendos cuando de fiestas se trata, después de todo, son eventos en los que queremos lucir como nunca, no como siempre; así que aunque ya tengas un par de vestidos apropiados, lo más probable es que no te emocione mucho volverlos a usar, pero no te preocupes, para eso están los intercambios. Tus opciones van desde el armario de tu mejor amiga, con quien puedes compartir y cambiar prendas, hasta proyectos como Trueque y maroma o Verde Permuta donde puedes intercambiar esos atuendos que siguen en perfectas condiciones para usarse y que a cambio pueden darte esa opción que estabas buscando. En el caso de Trueque y maroma, organizan ediciones especialmente para vestidos de fiesta; y Verde permuta además de eventos de trueque específico, también tiene piezas disponibles en sus instalaciones y tienda en línea.

captura de pantalla 2019-01-16 21.36.46
Intercambio de vestidos por Trueque y maroma
  • Comprar de segunda mano

Si la idea de intercambiar tus prendas no te gustó mucho, siempre puedes buscar tesoros olvidados que merecen una segunda oportunidad y para facilitarte el trabajo, puedes acudir a opciones como la app de Gotrendier o páginas como Bazar shop mx.

captura de pantalla 2019-01-16 21.44.27
Vestido por Bazar shop mx
  1. Transformar

¿Has notado como los detalles hacen la diferencia? Si no, te invito a que eches un vistazo a la imagen de abajo.

76f7734a7f50f655da7ca4b96573870e
Tutorial en Pinterest

Basarte en lo que ya tienes para crear algo nuevo es una gran idea y es tan fácil como encargárselo a tu costurera de confianza o seguir un tutorial como este.

  1. Compra en una boutique local

Las boutiques locales son comercios pequeños que ofrecen prendas hechas en nuestro país por pequeños empresarios y aunque lo más probable es que no cuenten con procesos ambientalmente eficientes, son una mejor opción que aquellos que han viajado desde otro continente para montarse en los aparadores.

¿Qué te parecen estas opciones? Cuéntanos cuál es tu favorita y si tú tienes secretos bajo la manga para compartir.

Qué bonito planeta es un blog dedicado a un estilo de vida sostenible y consciente, donde pongo a tu disposición todos los recursos que me ha dado la experiencia para vivir en paz con la naturaleza. En él siempre podrás encontrar recetas, consejos prácticos, notas informativas, productos y proyectos que me inspiran y todo lo que se me pueda ocurrir para motivarte y ayudarte a vivir de forma más responsable con nuestro entorno; y como es un espacio destinado a compartir, ¡siempre serás bienvenid@ a dialogar y usar esta plataforma para enriquecer a la comunidad que Qué bonito planeta ha unido!

4 lecciones del 2018 para recordar en el 2019

El 2018 se va de manera casi desapercibida; estamos tan metidos en las fiestas y en el año que viene que nos olvidamos de todo lo que, aparentemente, quedó atrás. Y claro, es momento de empezar de nuevo, de renovarnos y de emprender nuestros caminos hacia mejores versiones de cada quien con nuevos propósitos. Sin embargo, el pasado es un gran mentor y sin duda es la mejor inspiración para alcanzar esas anheladas versiones; por eso hoy recapitulamos cuatro lecciones que nos dio el 2018 y que vale la pena no olvidar en el 2019.

  1. En agosto del 2018 agotamos todos los recursos naturales disponibles para el año

Todos los árboles, el agua, el suelo fértil y los peces que la Tierra fue capaz de producir durante el año se acabaron al principio del mes de agosto; desde entonces, hemos vivido endeudados con el planeta durante 5 meses y el tiempo no se detiene ¿La lección?, nuestro planeta tiene recursos finitos y este 2019 es el momento perfecto para comenzar a cuidarlos ¿qué te parece despedirte del consumismo como propósito de año nuevo?

  1. Tenemos solo 12 ─digo─ 11 años para salvar el planeta

En el 2018, la ONU nos reveló una predicción un tanto aterradora y que está en nuestras manos resolver: el año 2030 es el límite para salvar el planeta y todo lo que hagamos hasta entonces ayudará o evitará que lo logremos. Por fortuna, también nos dijo qué debemos hacer para no fracasar. Así que no olvides revisar (aquí) cómo poner poner tu granito durante el 2019.

  1. El plástico llegó hasta el intestino humano

Sí, ya lo veíamos venir… el plástico, como en años anteriores, fue el gran villano del 2018, se hicieron virales los videos de islas kilométricas de basura flotando en el océano y se descubrieron restos plásticos en los intestinos de varias personas alrededor del mundo, así se comprobó lo que tanto se temía: absolutamente todo el plástico que se ha creado desde su invención sigue rondando el planeta y sus partículas más pequeñas se han colado en la dieta de todo ser vivo en la Tierra, un hecho mortal. No obstante, si todos renunciáramos a los plásticos desechables este año, emprenderíamos el viaje hacia la solución. Por fortuna, el movimiento Residuo cero se sigue extendiendo y ha llegado el momento de que te unas, ¿no te parece?

  1. Murió el último ejemplar macho de rinoceronte blanco

La muerte de Sudán, el último rinoceronte blanco macho marcó la irremediable extinción de esta preciosa especie en el 2018, una pérdida que resentirá todo su ecosistema y poco a poco, el planeta entero. Pero este animal es solo el recordatorio de las más de 26 500 especies que, de acuerdo a la Lista Roja de la UICNTM, se encuentran en peligro de extinción. Además, según el Global Environment Outlook 4, en la actualidad la extinción de especies está ocurriendo cien veces más rápido que la tasa natural, un problema tan multidimensional como difícil de abordar, por lo que abajo encontrarás una infografía de la FAO que te dejará más clara la situación, sus causas y lo que deberíamos proponernos este 2019. 

infografía FAO

#problemáticas: Suéteres Navideños

Los ugly sweaters o “suéteres feos” son un elemento clave de la cultura navideña actual en EUA e Inglaterra (donde se les llama Christmas jumpers o jumpers navideños). Sus características principales son la preponderancia de los colores rojo y verde, figuras grandes y desproporcionadas de elementos navideños como renos, árboles de navidad, copos de nieve o cualquier otro icono típicamente representativo de estas fechas.

Los suéteres se distinguen, además, por lucir “cursis”, “ñoñas” o como su nombre lo indica, simplemente feas; por esta razón, durante años fueron ridiculizados y criticados; por lo que, contrario a hoy en día, la gente prefería dejarlos en su armario. No obstante, ahora se han vuelto una moda peligrosa y es cuando empezamos a ver su lado verdaderamente feo.

A pesar de que estos suéteres llevaban mucho tiempo siendo producidos, eran generalmente tejidos a mano con agujas y estambre; lo que en un principio fue una linda tradición de abuelas tejedoras, se comercializó industrialmente por primera vez con el nombre de jingle bell sweaters alrededor de 1950 y fue hasta los años 80’s que se consagraron en la cultura popular como una prenda de ropa que sólo usaban los papás.

Chevy Chase y (el ahora infame) Bill Cosby fueron considerados clave para masificar la tendencia de los Ugly Sweaters.

A pesar de su popularidad en los 80’s, de acuerdo con la revista TIME, (con el tono “irónico” de principios de siglo) los suéteres feos resurguieron a partir del 2000 y comienzanzaron a hacerse tendencia, por lo cual  grandes empresas transnacionales de moda rápida así como marcas de lujo los llevan comercializando desde entonces durante la temporada navideña. Este producto está ya tan instituído en la cultura popular que en EUA el 12 de diciembre se celebra el “Día Nacional del Suéter Feo” y en Inglaterra el 14 de diciembre, el “Día Nacional del Jumper Navideño”.

Hasta el momento todo suena bien ¿no? celebraciones navideñas, comida, ponche, intercambios, los 80’s… pero pues, como ya saben, en este blog siempre le quitamos lo divertido a todo.
¿Se imaginan el impacto ambiental que puede tener una celebración que implica adquirir una prenda de ropa que sólo será utilizada una vez? Pues, no te lo tienes que imaginar ya que el impacto ambiental de los sueteres navideños comprados tan sólo en 2016 en Inglaterra implica un gasto de agua que equivale a más de medio millón de tinas de baño y suficiente bioxido de carbono como para llenar 179 globos para cada una de las personas que viven en el Reino Unido. Esto sin hablar del impacto social en los países donde se maquilan estos productos.

Al ser producidos año con año y con la intención de volverlos mas atractivos comercialmente, los suéteres navideños se van haciendo cada vez más extravagantes: lo que implica luces, lentejuelas y demás materiales difíciles de reciclar.

Resulta especialmente problemático el caso de Reino Unido donde el 14 de diciembre se celebra el Día del Jumper Navideño, durante este día las personas usan un suéter navideño por “una buena causa” (eso de consumir por “una buena causa” ya ha sido ampliamente cuestionado en este blog en entradas que hablan de la marca Tom’s y en la traducción que hicimos acerca del consumo consciente). Esta iniciativa es promovida por la organización Save The Children y la idea general es que al unirte a la celebración dones 2 libras para “darle la oportunidad a un niñx de construir un mejor futuro”: comprar algo producido en condiciones problemáticas en algún lugar del sur-global para juntar dinero para “ayudar” a niñxs del sur-global.

Organizaciones como Know The Origin están boicoteando el #ChristmasJumperDay , ya que les parece contradictorio el hecho de que organizaciones de caridad incentiven que las personas se pongan un suéter realizado en condiciones laborales injustas y no-éticas en el nombre de una “buena causa”.

A lo mejor pensarán que estos suéteres son populares (y muy populares, se calcula que en Reino Unido al año se gastan más de 300 millones de libras en ellos)  en otros países y no tanto en México.

Pues les tengo una mala noticia, no obstante que en nuestro país no nieva de forma significativa ni tampoco hay renos, igual que otras tradiciones hegemónicas, la de los Ugly Sweaters  en México cada vez se va haciendo más popular. Al buscar “ugly sweater México” en plataformas de compra en línea nos aparece: Amazon mas de 2mil resultados, Mercado Libre 822 resultados. También marcas de moda rápida como Zara comercializan estas prendas en México (así como otras empresas transnacionales de este tipo). Plataformas como kichink seleccionan algunas tiendas virtuales que comercializan o fabrican “Suéteres Navideños”, la cual presenta algunas opciones más locales (también graciosas) y por esto ligeramente más sustentables pero de cualquier manera es problemático ya que representa ropa de un sólo uso.

Y hablando del uso único, valdría la pena cuestionarse cuánto durará esta moda que ya antes se había ido tan pronto como había llegado y claro, ¿volverán esos suéteres a los armarios? ¿o se reunirán en los basureros de por sí ya repletos de ropa? Este caso, no es más que otro ejemplo del peligro de lo pasajero y desechable.


Si a pesar de todo, te gustaría unirte a esta tendencia de consumo te recomendamos que no compres un suéter navideño por convivir, piensa en todo el impacto ambiental y social que tiene este consumo.



Si de plano te posesiona de manera muy intensa el espíritu navideño y NECESITAS usar un suéter festivo prueba las siguientes alternativas:

  • Vuelve a utilizar uno que ya tengas.
  • Si de plano te preocupa mucho repetir la prenda del año pasado, puedes probar intercambiar con tus amigxs suéteres navideños.
  • Compra de segunda mano, Cazador Vintage y Fancy Ordinarios tienen algunas opciones.
  • Haz tu propio suéter ❤  aquí puedes encontrar algunos tips acerca de cómo volver navideño algún suéter que ya tienes.
  • Para reducir el impacto ambiental de la transportación busca opciones producidas en México  (aunque te reiteramos que comprar un producto para un sólo uso es nocivo para el mundo x.x ).

Así que si tienes ganas de comprar un suéter, ya sabes:

#lugares: Cólon, Querétaro

Colón es uno de los 18 municipios de Querétaro. Está ubicado en la parte noreste, a una hora aproximadamente de la capital, colinda con Guanajuato, Tolimán, El Marqués, Tequisquiapan y Ezequiel Montes. Es el tercer municipio en Querétaro por su extensión territorial, 8,071.527 km². Con una altura de 1900 sobre el nivel del mar Colón se erige como un municipio con tradiciones e historia, con una población de 62,557 habitantes, que va apegándose a las nociones de progreso e industrialización.

Colón era habitada por el grupo etnolinguístico ñañho, en el Siglo XV los chicimecas jonaces desplazan a esta población hacia el sur y se asientan en lo que ahora se conoce como Colón. En 1531 los españoles buscaron alianzas con los ñañho para hacerse con este territorio. En 1550 la mayoría de la población se dedicaba al comercio y a los oficios de arrieros y artesanos. Los franciscanos fundan Tolimanejo y son quienes instauran la religión en esta zona. En 1687 los frailes franciscanos junto con los chichimecas jonaces fundan la Misión de Santo Domingo de Soriano, a un kilómetro de Tolimanejo. En 1756 Tolimanejo y Soriano se fundan en una sola parroquia, juntando a ambos pueblos con las haciendas y rancherías de los alrededores. Es en este momento cuando se le da el nombre de Colón a este territorio.

Colón fue un municipio activo en la guerra cristera, levantándose en armas en 1928. Esto trajo repercusiones económicas para la población. Colón había sido considerado un municipio próspero en términos de economía e industria. Al terminar la guerra cristera esto deja de ser así, las inversiones en la industria desaparecen y mucha gente se desplaza. Actualmente la inversión y la proyección de Colón como un lugar para la industria y  progreso es parte del imaginario del gobierno. Ahí abrieron el aeropuerto de Querétaro así como algunas universidades y otras industrias. Habría que pensar esta situación con detenimiento para ver a quiénes beneficia que Colón se suba a este tren del desarrollo, a coste de qué y de quiénes esto sucede.

Colón fue un pueblo fundado por los franciscanos donde la religión fue central, reflejado en su participación en la guerra cristera y en las celebraciones actuales, siendo la festividad más importante la que se realiza en honor a la virgen de los Dolores de Soriano, que se celebra una semana previa y durante Semana Santa. De los misioneros dominicos que atendieron la misión del Soriano a finales del siglo XVII se heredó el oficio de trabajar la lana. Algunas tradiciones se han desdibujado, otras continúan con las dificultades y riesgo constante de desaparecer como la utilización de lana y la técnica del telar de pedal que ha sido un símbolo de reconocimiento para la gente de Colón.

Hace 50 años más de 60 familias se dedicaban a trabajar la lana; los sarapes y cobijas eran moneda de intercambio con otros habitantes de la Sierra Gorda. Actualmente sólo 10 familias se dedican de manera activa a la elaboración de prendas de lana. Una tradición que había sido retomada e impulsada por los colonenses hasta volverlo tradición del pueblo ahora va en disminución. El hecho de que existan nuevas artesanías elaboradas con materiales más económicos es uno de los factores que ha llevado a que este oficio se realice cada vez menos así como la gran oferta de trabajo en los parques industriales de la zona.

Sin embargo, se están realizando varios esfuerzos por conservar esta técnica. Un gran ejemplo es  el grupo de siete artesanos que se juntaron para elaborar un mosaico de telar de pedal con la imagen de la Virgen de los Dolores de Soriano, con el horizonte de que éste fuera el telar más grande y entrara así a los Record Guinness, de esta manera difundiendo el trabajo tan importante que algunas personas continúan realizando en Colón. Este telar, de 600m2, es un reflejo de los colores, las técnicas y los saberes que se llevan compartiendo y pasando años tras año de generación en generación entre quienes habitan Colón.

También se ha abierto la Escuela del Telar para darle impulso e importancia a la gran labor y conocimiento que había sido seña de la identidad de Colón, que hasta hace 50 años seguía conociéndose como “La Tierra de los Sarapes”. Al pasar este saber a las aulas puede parecer que hay algo que se pierde en las formas más próximas y familiares por las cuales pasaba este conocimiento. Sin embargo, también es importante reconocer cómo las aulas empiezan a ser ocupados por otros saberes que generalmente no se consideran creadores de conocimiento. El telar de pedal continúa pujando por existir y seguir resinificándose de acuerdo a la vida de las personas que lo mantienen vivo, que siguen generando desde las manos y los pies saberes y arte.

#glosario: Armario cápsula

Por Daniela de @quebonitoplaneta

Que tire la primera piedra quien jamás haya dicho «no tengo nada que ponerme» mientras sus cajoneras estaban rebosantes… ¡Lo sabía!, no eres la excepción y por eso hoy queremos contarte del armario cápsula, el método que te ayudará a deshacerte de ese molesto problema de una vez por todas.

Se trata de un concepto que debemos a la asesora de estilo Susie Faux, quien en 1970, en su afán por impulsar las vidas profesionales de sus clientas desarrolló la idea de un guardarropa que expresara sus estilos personales de una manera eficiente: el armario cápsula.

¿Qué es y cómo funciona?

La idea de este método es que tu armario se componga de una cantidad mínima de piezas básicas que no pasen de moda y que puedan combinarse de múltiples maneras entre sí para crear la mayor cantidad de atuendos posibles con la menor cantidad de ropa.

En el día a día, contar con un armario reducido tiene muchos beneficios; como la practicidad de tener siempre disponible un atuendo apropiado para cada ocasión, el control y el orden que ganas sobre tu guardarropa o la consolidación de un estilo acorde a las necesidades de tu ritmo de vida y tu personalidad. Por otra parte, encontrar diversidad de atuendos en una cantidad reducida de prendas te mantendrá feliz a ti y al planeta; ya que te aleja de las prácticas insostenibles en el consumo de moda.

Por todo esto, actualmente ha sido adoptado por  muchas personas con distintas motivaciones, como los minimalistas que no quieren sacrificar el estilo o los ecologistas que buscan reducir la huella ecológica de sus atuendos. Sea cual sea tu incentivo, un armario cápsula bien desarrollado puede brindarte grandes satisfacciones ¿Te está gustando la idea?, pues te explicamos cómo aventurarte a ponerla en práctica.

¿Cuáles son las claves?

El armario, sea cápsula o no, es algo muy personal y como tal depende de cada quien, de su ritmo de vida y su estilo; por eso, cuando pasamos por alto estos criterios, terminamos con un desastre estético ─y ambiental─ en el clóset.

No en vano, una regla de oro en la composición del armario cápsula es tomar en cuenta las actividades que realizas en tu día a día y los lugares que frecuentas; por ejemplo, tu ocupación y lugar de trabajo, te ayudarán a determinar si deberías tener blazers y faldas tubo o jeans y tenis.

Aunado a lo anterior va tu estilo. No porque trabajes en una oficina tienes que casarte con los pantalones de vestir si no te gustan, es importante que una vez que hayas determinado el tipo de prendas que requieres, elijas de entre ellas aquellas que te gustan al 100%, que van con tu estilo personal y que te hacen sentir cómod@. Después de todo, necesitas prendas que te den ganas de usar una y otra vez en los distintos conjuntos.

Ya que está claro el tipo de ropa que nos funciona y nos encanta, es esencial procurar la armonía entre cada pieza. Para que un armario cápsula funcione, debemos tener en mente que debe ser tan combinable como sea posible; para esto hay quienes recomiendan elegir una paleta de colores que te agrade y así garantizar que todo vaya con todo; u optar por tendencias atemporales que perduren y por lo tanto, que puedan combinarse en muchos atuendos a lo largo del tiempo.

Hay otra cosa que no podemos dejar pasar: calidad antes que cantidad. Este es un máximo que se repite una y otra vez particularmente en el mundo de la moda, donde las tretas de la moda rápida y los bajos precios nos asechan. Así que para mantener la practicidad, decídete a invertir en artículos que perduren no solo como tendencia, sino en su condición. Las prendas que se conservan en buen estado siempre dan la sensación de ser más nuevas de lo que realmente son y eso hará que nos sintamos cómod@s con ellas por más tiempo, evitando que caigamos en la tentación de sustituirlos o adquirir más piezas. De igual manera, si estamos comprando menos, merecemos y podemos invertir en mejor calidad.

Una vez dicho lo anterior, vamos a revelarte algo, ¿list@? ¡No hay un número límite de prendas!, ya está, lo dijimos. El método del armario cápsula no impone un tamaño específico y sin embargo, se califica como «reducido». Pues bien, el número que le confiramos va a depender de cada quien, puesto que no todos tenemos las mismas necesidades y exigencias; y este número se define con una sola cosa: sinceridad.

Es momento de sincerarnos con nosotros mismos y determinar, tomando en cuenta todo lo anterior, con qué cantidad cumplimos nuestros objetivos y nos sentimos bien en el día a día, recordando siempre que menos es más.

Finalmente, si te has animado a poner estas ideas en práctica, recuerda comenzar con lo que ya tienes, que tus prendas actuales sean tu punto de partida: revisa tu clóset y haz grupos con lo que te gusta y sí utilizas, lo que no usas y lo que no te gusta. Puedes donar las piezas de estos últimos dos grupos, pero antes, reflexiona por qué no te gustan o no las estás usando y si puedes modificarlas o repararlas para que vuelvan a enamorarte, hazlo. Ya está, de ahora en adelante compra menos y solo aquello que te encanta, funciona para tu vida y es de calidad.

Qué bonito planeta es un blog dedicado a un estilo de vida sostenible y consciente, donde pongo a tu disposición todos los recursos que me ha dado la experiencia para vivir en paz con la naturaleza. En él siempre podrás encontrar recetas, consejos prácticos, notas informativas, productos y proyectos que me inspiran y todo lo que se me pueda ocurrir para motivarte y ayudarte a vivir de forma más responsable con nuestro entorno; y como es un espacio destinado a compartir, ¡siempre serás bienvenid@ a dialogar y usar esta plataforma para enriquecer a la comunidad que Qué bonito planeta ha unido!