#glosario: Cambalache

¿Tienes ropa en tu armario que parece ideal pero por más que intentas no logras usarla con nada? No sabes si el problema es que no encuentras con qué combinar la prenda o si ésta es incompatible con tu cuerpo. Por más que lo intentas, por más que quieres usarla, no lo logras, así que la dejas colgada en el armario por años y terminas abandonándola en un limbo extraño entre -quedártela o dejarla ir-. Entonces, te preguntas; ¿y si un día encuentro con qué ponérmela y me arrepiento de ya no tenerla? ¿estaré tirando dinero al regalarla? ¿dónde acabará contaminando cuando la tire a la basura? Muchas personas nos sentimos igual, acumulamos ropa casi sin usarla y, por el aprecio que le tenemos, nos da remordimiento deshacernos de ella . 

Con estas preocupaciones en mente fue que Lucy Shea, fundadora de Futerra, y sus colegas realizaron las primeras “swap parties” o “swishing parties” (“fiestas de intercambio” o “de cambalache”), encontrando en estos eventos una manera de combinar su amor por adquirir nuevas prendas con su amor por la economía compartida. El consumo colaborativo se enmarca en este tipo de intercambios en un proceso de economía circular que promueve que lxs consumidorxs sean también productores o proveedorxs. Aunque recientemente este tipo de economía está en auge, para nada es algo nuevo.

El cambalache, swishing o swap se refiere al intercambio de productos subutilizados con conocidxs o desconocidxs presentes en un espacio común (ya sea físico o virtual). Normalmente la transacción consiste en cambiar un producto por otro, de manera que ni el valor monetario ni el  valor sentimental entran en la ecuación y cada quien es capaz de intercambiar productos. Este tipo de intercambios no son exclusivos para prendas de ropa, también es posible intercambiar muebles, libros y demás. Lo único que se requiere es gente con necesidades compatibles  de manera que todos los artículos tendran un valor en sí mismos..

Los intercambios de productos son una manera sustentable de estrenar ropa. También son una manera de ayudar a que las prendas en el umbral de lo subutilizado  lleguena su dueñx ideal <3.

Adquiramos generando el menor impacto ambiental posible.

#gramo : Julio sin Plástico

Tania Arroyo-Zambrano

 

#JulioSinPlástico es un movimiento que surge hace ocho años como una iniciativa de Plastic Free Foundation en Australia; durante el primer año en el que se implementó fueron apenas 40 familias en este país las que se unieron al reto. Jamás imaginaron que 9 años después iban a ser más de 120 millones de personas en 177 países. 

El objetivo de #JulioSinPlástico es visibilizar la problemática de los plásticos de un solo uso y evitar su uso durante un mes. Para que te des una idea de la magnitud del problema que ocasionan este tipo de plásticos te voy a contar acerca de las islas de basura. Cada año (por medio de los ríos) entran al mar entre 1.15 y 2.41 millones de toneladas. Ya que estos materiales son poco densos se quedan flotando, el plástico es transportado por medio de corrientes marítimas y se concentran en una de las 5 “islas” de plástico que existen en el planeta. La mas grande de las islas, está en el Océano Pacífico (entre Hawai y California), mide más o menos 3 veces del tamaño de Francia (1.6 millones de kilómetros cuadrados) y tiene un peso estimado de 80 mil toneladas.

Imagen: The Ocean Clean Up

El plástico no se degrada, solo se hace cada vez más y más pequeño, hasta que se vuelve microscópico. Los plásticos en este estado se mezclan muy fácilmente con el agua de mar (también con otras cosas como nuestros alimentos y bebidas).  Es por medio de estos microplásticos que terminamos ingiriendo a la semana el plástico equivalente a una tarjeta de crédito

Durante #JulioSinPlástico el chiste rechazar plásticos desechables y/o reemplazar artículos plásticos o con envase de plástico. Puedes empezar con un solo artículo que creas que es difícil para ti o que quieres sacar de tu vida o ir más allá y rechazarlos ¡todos! Como los pokemones, pero en lugar de atraparlos les dirás adiós.  Por ejemplo, yo he dejado de usar rastrillos desechables y toallas femeninas desechables. Los rastrillos desechables los sustituí por una maquinita depiladora (también existen rastrillos de acero inoxidable ) y las taollas femeninas desechables las cambié por la copa menstrual (¡que amo!).

Un mes entero sin plástico, ¿te suena a un reto?

El primer paso es ser muy consciente de las cosas que compras para identificar lo que viene en plástico.  Por ejemplo, cuando vas al super puedes comprar manzanas dentro de una bolsa plástica o sueltas, aquí la elección que debemos hacer es comprar las que vienen sueltas.  Si vas al mercado es más fácil porque casi todo lo puedes encontrar a granel, no olvides llevar tus bolsas reutilizables (de tela) y tuppers. La frustración viene cuando ves que prácticamente todo lo que usamos viene en plástico o es de plástico desechable: shampoo, crema, pasta de dientes, desmaquillantes, rastrillos, esponja para lavar platos, y muchas cosas más.  Pero no te desanimes, existen opciones súper buenas, viables, chidas y amigables con el ambiente. Si quieres empezar, puedes seguirme en Instagram (@gramomexico) para ver durante el mes los 31 artículos de plástico o con plástico que puedes sustituir de forma fácil. Te voy a decir incluso con qué marcas puedes conseguirlos, todo el combo.  

¿Jalas o te rajas?

Tania es Maestra en Ciencias por la Universidad de Glasgow y es especialista en captación de agua de lluvia.  Actualmente ha encontrado una pasión en el tema del consumo responsable como motor de cambio hacia la sustentabilidad.  Trabaja con marcas locales para darles difusión, organiza bazares con temática ambiental, y tiene un blog donde comparte su experiencia de 4 años en el estilo de vida cero basura 

#greenstories: Una prenda que sorprenda

Del 22 al 28 de marzo de 2019 se llevó a cabo el Fashion Revolution Week, el cual es un movimiento que surgió en 2013 como consecuencia de la tragedia en una fábrica textil en Bangladesh 🇧🇩 donde el edificio Rana Plaza colapsó y dejó como saldo 1,133 personas muertas y 2,500 heridas.

(Foto: Shutterstock)

A raíz del incidente surgió este movimiento que invita a los consumidores a preguntarse “¿quién hizo mi ropa?” ¿Alguna vez te lo has cuestionado? En lo personal, jamás me había puesto a pensar en eso hasta que vi el documental “The True Cost”, el cual cambió mi percepción sobre la moda al ver las condiciones inhumanas en las que se encontraban lxs trabajadorxs haciendo la ropa que yo traía puesta ese día.

Aunque al inicio me sentí culpable, luego me di cuenta que podía hacer las cosas diferentes y que era momento de cambiar mis hábitos de consumo relacionados con la moda. Entendí que podía comenzar con tareas sencillas como comprar prendas de forma más consciente, humana y responsable.

A partir de entonces, empecé a pensar en qué podía hacer yo para cambiar mis hábitos diarios y contribuir de manera ambiental y social. Inicié mi propio armario cápsula y también se me ocurrió la idea de jugar con las prendas y retarme a encontrar la mayor cantidad de combinaciones posibles. Fue así que se me ocurrió crear el reto una prenda que me sorprenda.

Este reto surgió como un experimento en donde quería poner a prueba todo lo que siempre había creído y resultó que fue una experiencia bastante divertida y, por lo tanto, liberadora. 

¿En qué consistió el reto?

En usar durante una semana una prenda que me permitiera hacer distintas combinaciones y que sorprendiera con cada atuendo. En está ocasión use un huipil de recrear que me permitía contestar las 3 preguntas esenciales que debemos responder cada que compramos una prenda nueva: ¿Realmente lo necesito? ¿Puedo combinarlo con otras prendas que ya tengo? ¿Qué tan seguido lo voy a usar?

Elegí una prenda que representará dignamente los valores del fashion revolution week: Huipil Corto Getsemaní de recrearmx . Cuando vi el huipil en #recrearmx me enamoré, no solo sabía quién lo había hecho, sino que su diseño era hermoso y estaba elaborado con algodón reciclado. ¡Era la prenda perfecta para el reto!

Me gusta hacer unas fichas técnicas de las prendas que utilizo en estos retos para tener claro toda la historia y trabajo detrás del producto y que esto me sirva como motivación.

Ficha técnica del Huipil Corto Getsemaní

¿Quién lo hizo? Verónica Cruz Tonix y Efraín Cuahutle Romero fundadores de #artesaniasgetsemani

¿Dónde? En Tlaxcala

¿Cómo? Usando la técnica de telar de poder y usando como material algodón reciclado ♻️

Los resultados del reto

En una semana usé el huipil 7 veces, lo que superó el promedio de uso de una prenda de moda rápida. ¿sabías que una prenda de moda rápida solo se usa en promedio 5 veces?

Me sentí feliz y orgullosa de portar una prenda que reflejara mis valores. ¡Así que la quiero usar muchas más veces!

Cambié varios paradigmas ya que a través de mis acciones pude comprobar que menos es más. Con una prenda logré muchas combinaciones y con todas me sentí feliz, cómoda, diferente.

Mi más grande aprendizaje fue que TU VALOR COMO PERSONA NO TE LO DA LO QUE VISTES, ERES LA SUMA DE LOS  VALORES QUE PROYECTAS Y QUE GUÍAN TUS ACCIONES.

Greenstories: Tips para cambiar tus hábitos de consumo y convertirte en un consumidor consciente y responsable con el medio ambiente y la sociedad.

#cómolouso: lámpara de barro Alfredo

Texto: José Angel Araujo
Fotos: Luis Felipe Rojas
de Tabula Rasa

El arte de iluminar

La iluminación es un arte fundamental en la concepción de un espacio. Al igual que el concreto, el vidrio, la madera o el acero, la luz es un material arquitectónico. La iluminación crea espacios únicos y permite diseñar cualquier área con un ambiente particular. Iluminar de la manera correcta no es algo complicado, solo requiere un poco de atención sobre el espacio y el uso que éste va a tener. El arquitecto de interiores Luis Felipe Rojas nos brinda las recomendaciones necesarias para tener un interior perfectamente iluminado, además de revelar por qué es tan importante y no le puedes restar importancia.

La intención es lo que cuenta

Durante años viví en una casa donde cada habitación tenía solo un foco, muy pegado al techo y al centro. Su tarea era solo iluminar y a veces, ni siquiera lo lograba. Sin embargo, la iluminación puede tener ciertos propósitos como generar un ambiente, propiciar el descanso o ayudar a hacer ciertos trabajos. Para cumplir con su cometido, se deben cuidar ciertas características del objeto luminoso (lámpara) y de su ubicación en el espacio. Por ejemplo, la iluminacion ambiental debe tener detrás una idea sobre las sensaciones que quieres despertar, como pasa en el teatro, en la que también una iluminación atrae tu atención en un punto determinado y genera ciertas reacciones a nivel emocional.

Frío-frío, caliente-caliente

Si ya tienes una intención, debes escoger las herramientas para cumplirla. Las primeras cualidades a considerar son la intensidad y la temperatura. Es lo más sencillo de percibir, porque responde a funciones fisiológicas. Las cualidades dependen no del objeto luminoso (lámpara) sino de la fuente de la iluminación (foco). Hay dos puntos que deben cuidarse, la sensación y la funcionalidad. La luz fría o la luz blanca te despierta, la luz cálida te relaja. Somos animales diurnos y siempre buscaremos la luz como una manera de sentirnos más seguros y cómodos. El blanco ambienta, el blanco cálido es mejor para descansar, es reconfortante porque nos recuerda a la luz que emana de la chimenea o una fogata, y la luz fría apaga los colores, sirve más para trabajar pero no para crear ambiente. Al comprar un foco lo recomendable es observar cuál de estas tres opciones es y definir dónde lo usarás. Para el hogar no es recomendable la luz fría, queremos una luz que nos apapache.

La forma de la luz

Ahora hablaremos del contenedor de la luz, que le da forma a la luz misma. De la silueta de la lámpara depende la luz que obtendrás, pues lo que ésta hace es bloquear parte de la iluminación, concentrarla y dirigirla, creando un área iluminada. Observa que una pantalla más grande va a generar un área de luz mayor y una más chica la enfoca, dejando el resto del espacio en penumbra. Puedes jugar con las proporciones del objeto y con sus materiales; no temas en jugar con ambas cualidades. Toma en cuenta que cada material va a generar efectos de sombra diferentes. Por ejemplo, una lámpara de un material sólido como el barro, va a generar un haz de luz más intenso, porque genera una línea muy precisa entre el área de luz y penumbra y una lámpara de fibras naturales te da más transparencia y difumina esta diferencia.

En el lugar indicado

La posición de tu lámpara no tiene que ser centrada como estamos acostumbrados. Puedes tener varias lámparas con la tarea de iluminar áreas específicas y en conjunto generar una armonía. Puedes hacer un experimento con una linterna: acercala y aléjala de una base y observa como varía el área que ilumina, pero también el efecto que se genera alrededor. Si la acercas a un muro verás que se agrega una nueva dimensión en el efecto y reflejo de la luz y si ese muro tiene color, mira como todo se transforma con el rebote de tonos. Estos son los fenómenos que te ayudarán a decidir la posición de las lámparás en tu cuarto.  

Lámpara de barro elaborada en San Ildefonso Amealco en el taller de Alfredo Morales

José Ángel escribe de salud y bienestar para medios impresos y digitales. Maratonista y guía de corredores con debilidad visual. Apasionado de la comida mexicana, por sus técnicas e ingredientes que lo atraparon desde pequeño, cuando aprendió a hacer salsa de molcajete y tortillas. Es padre de cuatro perros y tres gatos (por ahora) y fundador de Tabula Rasa , un proyecto que reúne alrededor de la mesa a todo aquel que quiera partir el pan y olvidarse de los prejuicios, con la disponibilidad (y valor) de compartir la mesa y su experiencia con extraños. Encuéntralo en el Centro de Tlalpan, al sur de la CDMX

#colaboradorxs: La Isla Vizarrón

Diana de La Isla es originaria de Vizarrón de Montes Querétaro, es la mayor de tres hermanos y ha estado cerca del oficio de tallado de piedra desde que tiene memoria. Ella rastrea su primer recuerdo en el taller de tallado a cuando tenía 6 años de edad, recuerda observar cómo los artesanxs trabajaban de manera detallada la piedra; todavía hoy que nos lo cuenta lo hace con alegría. Diana estudió en la ciudad de Querétaro la carrera de administración, con la intención de poder regresar a su lugar de origen para aportar aprendizajes y robustecer a al taller familiar.

El taller donde se producen todos los productos está a las afueras de Vizarrón, mientras que la tienda (una de las únicas tres tiendas que fábrica su propio producto) se encuentra en la calle de mármol que conduce al centro de esta población. En el taller laboran en temporada regular 5 personas mientras que en temporada alta llegan a contratar a más de 10 personas. En el punto de venta laboran Diana y su mamá Perla entre semana. En ocasiones los apoyan la hermana y el hermano de Diana durante los fines de semana. Para ello, se toman un tiempo de descanso de sus ocupaciones como profesora y estudiante, respectivamente, para apoyar en la tienda familiar con las ventas.

El taller fue fundado por el padre de Diana, Felipe, quian a su vez aprendió el oficio de su padre. Herencia familiar que adoptó desde muy joven, oficio que se determinó a innovar. Prueba de esto fue el desarrollo de una máquina para la producción de piedra de río, pues ante la escasez de este tipo de piedra por sobre explotación, Felipe encontró la manera de desarrollar un proceso que le permitía utilizar pedacería para la elaboración de esta piedra que es muy demandada para el uso en parques y jardines.



A la fecha en La Isla, aparte de comercializar piedra de río, gracias a las ideas y diseños de Perla, la madre de Diana, se comercializan otros productos como: tequileros, pisos, lámparas, escultura, lápidas, tablas para cortar y demás objetos tanto utilitarios como de ornato.


#armariocápsula: playera sin empuntado Getsemaní

Tania de @mexicoacolores
Fotos: @mexicoacolores y @jacobfrerod

Dicen que en gustos se rompen géneros y no puedo estar más de acuerdo. Hay quienes se sienten muy cómodas usando falda y hay quienes se sienten muy cómodas vistiendo pantalón y mi caso es completamente apegado a la segunda opción (y quiero recalcar que no tenga nada en contra de las faldas.

Por diferentes argumentos, los diferentes tipos de pantalones me acomodan a la perfección y podría decirse que es uno de mis básicos estrella a la hora de usar textiles, aunque también me gusta jugar con otro tipo de prendas, como las mismas faldas y tal vez shorts.

Además estos últimos dos meses han sido caóticos para mi, al grado que he tenido que ser muy práctica en mi vestimenta para poder realizar diferentes actividades y en esta etapa he optado por los diferentes tipos de pantalones cómodos que forman parte de mi armario.

Reflexionando sobre esta decisión que es totalmente por practicidad, me puse a pensar en la cantidad de veces que hemos llegado a relacionar un textil artesanal (o varios) con el hecho de que para lucir, deben estar acompañados de prendas muy cargadas o muy vistosas y aunque es meramente un gusto, creo que los detalles están en la sencillez y claro, en la comodidad.

Así es que como no todas las ocasiones requieren de los más elaborados o “inventados” outfist, en este Armario Cápsula te propongo 4 combinaciones con prendas que tenemos en casa y que nos pueden sacar de cualquier apuro brindándonos practicidad, comodidad y un toque artesanal. En cada una de estas propuestas uso dos comunes, mi playera Getsemaní y mis sandalias, ambas de ReCrear.

El negro nunca puede faltar

Y no, no es mi color favorito, pero sí el más combinable por excelencia y con los accesorios correctos, los outfits se pueden tornar en elegantes. Más allá de que combinar una playera Getsemaní con pantalones negros y sandalias sea una opción sobria, es una opción que siempre puede convertirse en más formal en cuestión de segundos con el hecho de cambiar los zapatos y agregar un saco o suéter más formal.

Un toque de color

Y para que vean que no todos mis pantalones son en color negro, una playera Getsemaní va a la perfección con unos pantalones de color vino (en mi caso) o bien, en el color que a ti más te acomode.

Pantalones de mezclilla over size o boyfriend jeans

Los pantalones corte más grande, es decir, que no sean super ajustados al cuerpo, son la opción más cómoda para la temporada (aunque algunas revistas de moda digan lo contrario), y no necesariamente debes recurrir a una tienda a adquirirlos a un precio que bien podrías ahorrarte y destinarlo a otro textil artesanal, en mi caso, estos pantalones iban a ser desechados por mi esposo porque se habían roto de la entrepierna, así que corrí a aplicar unas costuras y parche, hice algunos ajustes en la talla y pude darle una segunda utilidad. Las sandalias ReCrear en verdad que le dan mucha frescura a este outfit justo por el clima caluroso.

Un overall

Una de mis reglas en mi estilo es NUNCA DE LOS NUNCA USAR UN OVERALL CON UNA BLUSA ARTESANAL O HUIPIl y esto se debe a que creo que hay bordados o lienzos con iconografías tan específicas y en zonas tan detalladas que no deben ser cubiertas total o parcialmente por el peto de estas prendas clásicas, sin embargo, la playera Getsemaní me animó a probar esta combinación, pues la textura de la misma es apreciable en cualquier ángulo de la prenda, por lo que no tuve conflicto al dejar mostrar el tejido por el lateral abierto del overall.

Porque la persona que hizo lo que tengo, es importante. Nos leemos en el siguiente Armario Cápsula.

#cómolouso: textil San Rober vistiendo la mesa

Texto: José Angel Araujo
Fotos: Luis Felipe Rojas
de Tabula Rasa

Un textil puede hacer una gran diferencia y es porque una de sus principales virtudes reside  en que cambia por completo el aspecto de lo que vista. Hoy nuestro protagonista es el mantel, textil de algodón tejido en telar de pedal por Artesanías San Rober, que será la base para vestir la mesa.

No se trata de un protocolo, sino de hacer de la protagonista en las reuniones, la más guapa. Luis Felipe Rojas, arquitecto de interiores y apasionado de otorgar a los espacios un carácter muy particular, recomienda tips sencillos para que la mesa, levante suspiros. Este ejercicio se hace con el mismo mantel para poder disfrutar y explotar de su versatilidad.

Sírvase usted mismo

El mantel actúa como una separación, puedes zonificar dónde se podrán servir los invitados. Esto te dará una limpia y segura para colocar el buffet. “Que se ponga todo a lo largo del mantel lo hará útil, relajado y atractivo visualmente. Puedes utilizar el mantel doblado para reducir la sección y tener una mesa más limpia o servirlo en una mesa auxiliar. Trata de generar una línea dinámica, agrupa por tamaños, experimenta con materiales, piensa en tu mesa como un paisaje montañoso, en el que existen planos y alturas. Lo de enmedio y más alto es decorativo, le sigue uno pesado (estático) y un nivel más pequeño que es más flexible y móvil

Un poco de aquí, un poco de allá

Si servirás en una mesa muy grande, es mejor dividir en pequeñas porciones y disponer la vajilla en dos secciones o más si lo crees conveniente. “Separa la vajilla en mitades o tercios de acuerdo con la cantidad de invitados que tienes, y deja disponible servicios completos: 6 vasos, 6 platos 6 servicios de cubiertos y al otro extremo lo mismo”. Trata de separar tu comida según las porciones, “el chiste es hacer que convivan, que se repartan, que se recomienden y generar una dinámica de comunicación en la mesa”. Los recipientes grandes al centro de los que se sirven todos y la porción que gusten; las guarniciones en recipientes medianos en los dos extremos de la mesa; lo más flexible y variado como las botanas en recipientes pequeños para que circulen de mano en mano.

El match no-perfecto

Tu mesa tiene mucho que decir, comunica con todo aquello con que eliges presentarla. Es importante tomar en cuenta que debe existir una congruencia entre los materiales del mantel y los utensilios que lo acompañan. No se trata de hacer el match perfecto, sino de crear un discurso entre los materiales, los colores y las formas con las que vistas tu mesa. “Integra materiales naturales similares a los de tu textil, no tiene que ser todo pero sí al menos una pista de la materia o los procesos por los cuales llega a tu mesa, eso siempre te dará posibilidades de hablar de lo que tienes y como lo estas utilizando, te da oportunidad de invitar a la mesa a las personas, tradiciones y técnicas que participaron en la creación de este objeto. El valor real de los objetos no está en su costo monetario, sino en la abundancia de significados que aportan a tu vida”. No te preocupes si es cristal cortado o barro, si tu objeto tiene algo que decir, ahí reside su verdadera relevancia en tu mesa.

Mesa para dos

Reduce la mesa según la cantidad de invitados al seccionar con el mantel. Puedes ocupar tu mesa en los extremos o en el centro y el mantel será el encargado de cubrir el área necesaria. “Elige un textil que cubra todo lo largo de tu mesa, así lo podrás usar cuando tengas todos los lugares ocupados. Cuando tengas una reunión más pequeña, puedes usarlo de forma perpendicular para así crear segmentos más pequeños de acuerdo con la cantidad de invitados que tengas. De ser necesario, lo puedes doblar, procurando que cada comensal tenga al menos de 60 a 80 centímetros sobre la mesa”.

Tip para doblar el mantel: lleva los extremos a la mitad, para que no queden por fuera. Si deseas reducir más su tamaño, repite de la misma manera, de los extremos al centro.




José Ángel escribe de salud y bienestar para medios impresos y digitales. Maratonista y guía de corredores con debilidad visual. Apasionado de la comida mexicana, por sus técnicas e ingredientes que lo atraparon desde pequeño, cuando aprendió a hacer salsa de molcajete y tortillas. Es padre de cuatro perros y tres gatos (por ahora) y fundador de Tabula Rasa , un proyecto que reúne alrededor de la mesa a todo aquel que quiera partir el pan y olvidarse de los prejuicios, con la disponibilidad (y valor) de compartir la mesa y su experiencia con extraños. Encuéntralo en el Centro de Tlalpan, al sur de la CDMX