#resonancias: novabori

“Al igual que mi compañero, nací entre la maquinaria”, Eleazar y Wilfried tienen una amplia historia dentro de la industria textil. Hace cuatro años cuando ambos decidieron tomar este proyecto no visualizaron que el camino que iban a recorrer tenía tantas posibilidades. Novabori surge durante una crisis personal y laboral. Hace algunos años Eleazar ySigue leyendo “#resonancias: novabori”

#colaboradorxs: Agustín Tlilayatzi

Agustín es originario de Contla, Tlaxcala y tiene 55 años. Él comenzó a trabajar a los 7 años en el taller textil del señor Mariano, un artesano conocido de la comunidad. Aprender el oficio textil a temprana edad es una práctica común en la región de Tlaxcala. La experiencia de trabajo con el señor MarianoSigue leyendo “#colaboradorxs: Agustín Tlilayatzi”

#colaboradorxs: Eliseo Xochitemol Peña

Eliseo es originario de Contla, Tlaxcala, tiene 25 años de edad y actualmente estudia en la Universidad Autónoma de Tlaxcala la Licenciatura de Diseño Textil. Su familia se ha dedicado desde hace tres generaciones al oficio artesanal de textiles. Eliseo aprendió el oficio desde los ocho años de edad; le ayudaba a su papá en lasSigue leyendo “#colaboradorxs: Eliseo Xochitemol Peña”

#colaboradorxs: Ángel Bautista

Por:  Alonso Don Ángel Bautista aprendió a trabajar en el telar de pedal a los 8 o 10 años, su padre le enseñó el oficio, se trata de la tercera generación de artesanos en su familia. De su papá también heredó un telar de madera de ocote que fue elaborado por un artesano del pueblo,Sigue leyendo “#colaboradorxs: Ángel Bautista”

Marcelina Hernández Bautista

Hace dos años el licenciado Epifanio López Gutiérrez introdujo a la comunidad telares de pedal, para trabajar hilos de algodón. Marcelina Hernández Bautista fue de las primeras en sumarse al proyecto del licenciado. Primero entró para aprender y porque el licenciado les pagaba, “para el refresco” por una jornada de trabajo en el taller. ElSigue leyendo “Marcelina Hernández Bautista”

DOMINGA

Los primeros en dejar el pueblo fueron sus hijos, siguiendo a ­­sus tíos. Esto causó dos sentimientos en Dominga, felicidad y tristeza. Felicidad porque sabía que ellos iban en busca de mejorar su calidad de vida; tristeza pues solo se quedaría ella y su esposo en el pueblo. Sus hijos al ver esta tristeza le dijeronSigue leyendo “DOMINGA”