Manifiesto

Cuando el control se infiltra en todo espacio, cuando la necesidad y la desigualdad empujan hacia derroteros de autoesclavización y anulación, es absoluta la pertinencia de encontrar con creatividad  alternativas que hagan frente a esta situación. Recrear, como alternativa de producción y consumo, parte de la idea de transformar el trabajo. Fracturarlo y reconstruirlo desde la noción de juego. El juego no como futilidad, sino como alegría del hacer, es posicionar  la creación en el fecundo terreno de la recreación. Deconstruir el trabajo apostando por los espacios de recreación que cada persona se he construido, como formas de alegría y resistencia muy otras a la  lógica de dominación envolvente y castrante que impera.

Hoy, la forma principal de control social se ejerce a través del trabajo como forma moderna de esclavismo libre. La disciplina de la que habla Foucault, se reproduce en el terreno laboral y resulta en un control social de gran efectividad. El tiempo y las tareas se regulan y se distribuyen (esta distribución es también política) en el espacio laboral de forma jerárquica, en el que las decisiones son unilaterales y el poder definitivo. Se instauran relaciones de desigualdad institucionalizada.

La creatividad y la habilidad de la gran mayoría de la población son desechadas y las personas en su monotonía se olvidan también de haber poseído otras cualidades que las de fuerza de trabajo comprable, reemplazable y desechable. Ser  algo más que “vidas desperdiciables”. El trabajo industrializado hace desaparecer la forma del trabajo cualificado y creativo basado en la destreza para hacer de este una rutina de aniquilamiento a través de la gestión del tiempo, el espacio y el cuerpo mismo.

En este proyecto hay también una búsqueda de desdibujar el espacio de trabajo. Espacio que corre por todos los intersticio de las vidas de sus trabajadores. Se recurre a una usurpación del tiempo, ampliando así este espacio a la vida personal de los trabajadores. Las barreras de lo personal y lo privado ceden ante la fuerza de la institución trabajo, fuerza motor del sistema capitalista. Todo gira en torno a éste, a la preparación para el trabajo, al tiempo interminable presencial que exige, los recorridos y los reglamentados descansos. La denominada cronopolítica (gestión política del tiempo) captura y codifica (atrapa y encarcela) el tiempo de trabajo y el tiempo libre.

La forma de producción en casa, con la que trabaja Recrear, es una recuperación del espacio personal, y de la elección. Rechazar un espacio impuesto con horarios y reglamentos rígidos de control para elaborar un espacio de construcción propio (no necesariamente individual) y recreación comunal. No se ve lo que el trabajo hace en nosotros (cómo nos deshace), el modo en el que nos destruye es invisibilizado y la necesidad se pone en primera cuestión. Hacer distinto es hacer(nos)ser distinto.

Santa Catarina es una población formada por personas desplazadas, que han migrado desde distintas partes de la república llevando con ellas saberes e historias diversas. El espacio impuesto a esta comunidad desde la lógica del trabajo, es de completa hostilidad, donde la violencia y desesperación son los resultados más esperables. Es una colonia alejada de los espacios habituales de trabajo, lo que enfrenta a recorridos largos y tediosos.

Todo el espacio de la comunidad se ve transformado al cambiar sus formas de producción. La comunidad camina también hacia un espacio de relación entre las personas que es mudo, inoloro, incapaz de comunicarse. Al cambiar las formas de producción se favorece el tejido de una red  que puede llevar a la disminución de la desconfianza, de la inseguridad con los otros, de la violencia. Construye una forma de habitar su entorno que da la espalda a la supuesta marginalidad que le impone un sistema que se jacta de sus bien creados ghettos donde los índices de violencia, sonríen mientras lo dicen, son alarmantes.

Las distancias que buscaban ser anuladas para apoderarse de la vida ahora son anuladas para resignificar el entorno y las relaciones. La distancia que ha aquejado a la sociedad industrial capitalista, entre los productores y los productos, el consumidor y el productor, se acorta para entablar una cercanía que permita el reconocimiento. El estímulo del productor se desplaza desde la precariedad hacia la creación. Impulso de transformar la tela, el plástico, el hilo, dejando en cada bordado una parte del productor. La distancia busca desaparecer. Quien crea es una persona con rostro, se representa y se crea a sí mismo desde lo que hace, un trabajo con sentido que es disfrutado y comprendido.Un producto final que me grita, que significa una verdad silenciada.

Recrear es un espacio que se entiende transformador, un lugar de encuentro y colaboración. Se muestra como lugar de tránsito que marca caminos e invita al cambio del capital y la industria; una revolución dirigida al mayor sostén del sistema: el trabajo. La creación de espacios de autonomía que van dibujándose incitan a una nueva dinámica cuyas prácticas dejan de reproducir las actuales formas de neoesclavitud y dominio. Es, así, búsqueda de autonomía y la liberación del trabajo. Recreación.

Se supone que no hay tiempo más que para trabajar, por poco dinero, no hay más allá que agarrar lo que se pueda para la supervivencia.

La posibilidad de crear desde casa quiebra esta lógica aportando nuevas formas de apropiarse de un espacio de otra manera engullido por el capital. Se reconstruye la casa desde la construcción laboral que en ella se efectúa.  Más aún, habilitarla como espacio de trabajo incide sobre otros problemas que aquejan a la sociedad. En cuestiones de género, las tareas domésticas y la crianza se resuelven en la compartición del hogar. El espacio público del trabajo y privado del hogar se funden. La noción del hombre como representante del exterior y la mujer como alimentadora en el interior desaparece para dar paso a una nueva forma de relacionarse. De manera paralela, el abuso medio ambiental se palía debido al recorte de las innecesarias travesías vehiculares, las maquinarias y prácticas insustentables de las grandes urbes y centros de trabajo. Recrear es también parar el  desperdicio de materiales invisbilizados y permitir que las personas sean capaces de gestionar los recursos de producción en formas mucho menos perjudiciales.

Estas formas de producción cambian la forma de reproducción de la vida.

Se reconstruye el tejido social al volver a establecer relaciones entre -antes- meros desconocidos. Lugares de encuentro y relaciones reestablecidas; relación con lo que se hace, habilidad del hacer, comprensión de los materiales y de su construcción que permiten llegar a un producto final que implica una valoración propia y ajena de la capacidad de transformación de cada persona.

El objeto, así, es producto de una relación. Tiene una historia que puede trazarse. Una mente y unos ojos que lo han imaginado, unas manos que lo han, poco a poco, ido elaborando-construyendo, el olor de un espacio habitable, lleno de momentos y afectos. La historia de las personas que se han puesto en contacto, de forma horizontal, para elaborar en común. Una construcción que es después admirada por los mismos creadores, artesanos.

El modelo industrial de producción despoja a las personas de la necesidad de dotarse de habilidades, arranca lo particular y lo colectivo de las historias y produce un objeto mudo, inoloro. Carente de capacidad de relación.