#glosario: Greenwashing

Los últimos años hemos visto un creciente interés en torno a temas de sustentabilidad y ecología. Esta preocupación se ha enfocado en las elecciones de compra y así, las empresas han adoptado medidas y publicidad que muestran su compromiso con el medio ambiente, ya sea con campañas de reciclaje o con líneas eco. El objetivo no es una real disminución del impacto ecológico que causan, sino vender la imagen que la gente quiere comprar. En varios países esta tendencia de consumo va creciendo. Las empresas reconocen esta demanda y se pintan de verde para aumentar sus ventas, cayendo en la práctica que se ha denominado greenwashing.

El greenwashing, o lavado verde, es el uso del discurso ecológico y sustentable como estrategia de mercadotecnia para generar mayores ganancias y mejorar la imagen ante lxs consumidorxs. Las corporaciones que practican el greenwashing gastan más en publicitar sus acciones “verdes”, que en tener prácticas realmente ecológicas. La tendencia es, entonces, lavarnos las manos con acciones banales y completamente compatibles con el sistema que nos permiten sentirnos bien con nosotrxs mismxs. Asistimos a la pérdida del cinismo, al auge de la explotación buena onda y el capitalismo verde.

No se cuestionan las prácticas consumistas o de sobreproducción, nos fijamos en etiquetas y cajitas de cartón. Sumado al hecho de que muchas veces estamos ante falsa publicidad. Es decir, ni siquiera son productos ecológicos; sólo se usan algunas estrategias como cambiar el nombre o la etiqueta del producto, evocaciones al medio ambiente y consignas de mejora en la salud, entre otras. Las corporaciones siguen trabajando en su cara verde y sus directivos dan conferencias sobre el cuidado al medio ambiente mientras sus prácticas continúan sin ser sostenibles.

greenwash-small

¿Es realmente verde?  Los productos verdes han incrementado un 73% desde el 2009. Pero más del 95% de los productos son culpables del “lavado verde”. (Vía PauleyCreative)

Necesitamos ser críticos, no dejarnos apantallar por un envoltorio que tranquilice la conciencia. No pensar que un producto es ecológico sólo por tener banderas verdes. Empezar por cuestionarnos nuestros estilos de vida, nuestras prácticas cotidianas, la cantidad de cosas que consumimos, qué y cuánto tiramos, pensar dónde hacemos las compras. Probablemente, este tipo de productos, los encuentres en tu barrio; vinculándote de otra manera con la ciudad y la forma de habitarla, de consumirlo todo. La sobreexplotación industrial no va  desaparecer con una línea eco.

El capitalismo verde nos lleva, según Alejandro Nadas, a la siguiente pregunta, ¿Bajo qué condiciones es posible concebir una plataforma duradera de acumulación de capital que sea compatible con el mejoramiento del ambiente y con la buena salud de la biósfera a largo plazo? 

¿Serán compatibles una economía basada en el extractismo y la explotación con formas realmente sostenibles, o sólo se puede alcanzar un lavado del impacto que este modelo produce? A partir de un análisis económico, Nadas concluye, …el capital verde no es la solución a los graves problemas ambientales y mucho menos a la creciente desigualdad. Es sólo una justificación ideológica a la necesidad de continuar una relación social de explotación clasista y ambiental tan productivista como extractivista.

Entonces, ¿cómo nos posicionamos? ¿Qué cambios y prácticas asumimos? Elegimos día a día cuánto y qué consumimos. En éste hacer cotidiano de consumidorxs que somos podemos navegar nuevas aguas que no se dejen llevar por las apariencias. Comprometernos, investigar y buscar alternativas reales.

#glosario: Economía Solidaria 

Por Joaquín

“La economía solidaria es un fenómeno complejo con diferentes facetas -económicas, sociales, políticas, culturales y ambientales -, que se constituyen en un proyecto ético de vida ”.

Enfoque económico cuyas prioridades son las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable. La economía solidaria se considera un modo de vida, ya que pone a la economía como proveedora sostenible de las bases para el desarrollo personal, social y ambiental. 

La economía solidaria se basa en: 

  • Equidad
  • Justicia. 
  • Fraternidad económica. 
  • Solidaridad social. 
  • Democracia directa. 

En Recrear nos importa que conozcas a nuestros colaboradores y el valor de su trabajo

Trabaja para fungir como un instrumento de transformación social, y repercutir en la forma de producir, consumir y distribuir .

En Recrear tratamos de transformar la relación entre productor y consumidor, y fomentar la autogestión , por medio de talleres

Las cooperativas y empresas que trabajan de forma solidaria tienen una forma de trabajo que permea en la economía neoliberalista:

 1.- Competencia con el mercado actual, buscan superar el modo patriarcal que hegemoniza.

 2.- Constante desarrollo de cadenas productivas, en los cuales la cooperación y la solidaridad sean fielmente practicadas.

3.- Forman parte de las redes nacionales y mundiales para estar en constante lucha por las regulaciones justas para el capital, políticas públicas y derechos democráticos

“…la fuerza motriz deja de ser la motivación de la ganancia, que es substituida por la búsqueda de la satisfacción de las necesidades consideradas como prioridad por la mayoría .”

En Recrear buscamos la transformación de las relaciones productivas horizontales y condiciones laborales justas

El dinero comunitario es uno de los frutos de la economía solidaria. Creado para realizar intercambios, pagar trabajos, prevenir la escasez y favorecer la inclusión social. Estos sistemas monetarios son toda una realidad en Europa desde los años treinta. Actualmente se emplea en distintas partes del mundo y nuestro país no es la excepción, hace más de una década que se ha incursionado: el Tlaloc, en la CDMX; el Xico, en el Estado de México; el Mezquite, en Guanajuato; el Tomi en Sonora; el Tumín en Veracruz (y otras zonas del país) etc . 

Referencias:

Santana, M. E. (2011). Recrear el dinero en una economía solidaria. Polis, Revista de la Universidad Bolivariana . Recuperado el 07 de 11 de 2016 http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-65682011000200012&script=sci_arttext&tlng=e

Red de Redes de Econimía Alternativa y  Solidaria. ( 2011). Carta de Economía Solidaria. Recuperado el 07 de 11 de 2016, de http://www.economiasolidaria.org/carta.php

Guridi, L., & Mendiguren, J. C. (03 de 2014). La dimensión económica del desarrollo humano local: economía social y solidaria. Publicaciones Hegoa. Recuperado el 07 de 11 de 2016, de http://publicaciones.hegoa.ehu.es/assets/pdfs/314/Economia_social_y_solidaria_DHL.pdf?139936427

#glosario: Moda rápida

Por Joaquín:

La “moda rápida” lleva de forma rápida y a precios muy bajos lo que se presenta en las pasarelas. La industria de la moda dejó de funcionar con cuatro temporadas, ahora, presentan entre 15 y 20 colecciones anuales. Las marcas que más destacadas en este rubro son: Zara, Forever 21, C&A, H&M, Pull and Bear, Bershka y muchas más (Olivas, 2016).

FRANCE-ECONOMY-ZARA
La moda rápida, como bien se puede entender, se basa en la rapidez; en surtir y resurtir a los clientes con las últimas tendencias. Con esta modalidad, la prenda que cuesta “poco” es fácil de adquirir y por tanto es fácil de desechar  (Barreiro, s.f). Con el trabajo mercadológico y sus famosas campañas publicitarias, estas marcas crean una creciente necesidad de cambio;  sin importar la duración del tejido – tan solo unos meses o años – la prenda es desechada porque está pasada de moda (Greenpeace, 2012).

“Esa inmensa cantidad de prendas confeccionadas, vendidas y desechadas es lo que multiplica los costes humanos y medioambientales de la ropa en cada fase de su ciclo de vida. Incluso cuando la cantidad y porcentajes de sustancias químicas encontradas en la ropa puede parecer pequeña, al sumar todo el proceso, desde la fabricación hasta su uso y desecho, se pone de manifiesto que el problema es realmente preocupante” (Greenpeace, 2012).

ff2

Los procesos de producción son altamente contaminantes y consumidores de recursos:

Una playera de 250 gramos, al momento de ser fabricada, requiere 27, 000 litros de agua. Para un pantalón de mezclilla de 1 kilo, se necesitan 11, 800 litros de agua.

La quinta  parte de los pesticidas y el 10% de insecticidas son usados  para el cultivo de algodón, que también requiere grandes cantidades de agua para su cultivo; 20, 000 litros de agua por cada kilo de algodón. Para acelerar la producción de este se emplean semillas manipuladas genéticamente y abonos químicos en las tierras, que producen un daño bastante grave en las tierras y alrededores (Barreiro, s.f.).

 

ff5

Infografía via JCooper

La moda rápida tambien tiene consecuencias en los seres humanos:

Las prendas confeccionadas con esta modalidad se han encontrado contaminadas de plomo (e.g. bolsas, cinturones y zapatos) estas dosis abren la posibilidad de ser más susceptible a paros cardiacos, infertilidad, ataques epilépticos y daños en fetos de mujeres embarazadas (Díaz, 2014).

Para satisfacer esta alta demanda, se necesitan de muchas manos. Exigen costos de producción más bajos y por ello, se mantienen empleos donde el salario es muy bajo y las condiciones de trabajo son deplorables.  Los empleados chinos ganan de 12 a 18 centavos por hora laborada, una jornada se compone de 14 horas diarias. Países como China, Zimbabwe, Marruecos, Filipinas, Bangladesh…  se enfrentan a tratos infrahumanos; encerrados bajo llave hasta terminar sus labores, sin permiso de maternidad, en casos extremos han llegado a la misma muerte (Barreiro, s.f.).

 

ff6.jpg

Foto de Solidarity Center, via The Crimson Connection

“…nos vestimos con precios bajos pero a un coste muy alto, aún más elevado si tenemos en cuenta que se está consumiendo más moda que nunca antes en la historia de la humanidad” (Barreiros, s.f.).

Referencias:

Barreiro, A. M. (s.f.). Moda y Sostenibilidad. Fes-sociologia. Recuperado el 21 de 10 de 2016, de http://www.fes-sociologia.com/files/congress/12/papers/3820.pdf

Díaz, A. (20 de 08 de 2014). 5 verdades incómodas de las marcas fast fashion. Belelu.  Recuperado el 21 de 10 de 2016, de https://www.belelu.com/2014/08/5-verdades-incomodas-de-las-marcas-fast-fashion/

Greenpeace. (11 de 2012). Moda rápida. Recuperado el 21 de 10 de 2016, de http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/contaminacion/hoja_informativa_FastFashion.pdf

Olivas, O. (04 de 05 de 2016). El fast fashion de Zara, H&M y Forever 21: asesino de Aéropostale. Merca 2.0. Recuperado el 21 de 10 de 2016, de http://www.merca20.com/fast-fashion-zara-hm-forever-21-asesino-aeropostale/