#CómoLoUso : Mezcaleros Mármol

Espirituoso hasta la última gota

Espirituoso es un adjetivo para definir algo animoso, vivo o que tiene mucho vigor aunque también es sinónimo de bebida, una con un alto contenido de alcohol, como los destilados. Uno de los favoritos y repletos de historia (y creador de muchas más) es el mezcal. El mezcal, además de espirituoso es considerado un destilado místico, afrodisiaco y mágico. Raquel Díaz de El Tigre Mezcal de Guerrero, comparte algunas recomendaciones para degustar cada lunes de #CómoLoUso durante septiembre de tan especial bebida a la vez que comparte datos sobre el destilado mientras brindamos en los vasos de mármol elaborados por el taller La Isla en Vizarrón, Querétaro.

Para todo mal mezcal y para todo bien también…

Mucho se habla de las bondades de la bebida. El mezcal tiene efectos positivos en la salud, mientras se consuma en cantidades moderadas. Alivia el resfriado, vigoriza naturalmente, disminuye el dolor, favorece la buena digestión, combate el insomnio, por mencionar algunos. Pues ahora con mayor razón hay que desear buena salud al brindar. Y como reza el dicho, Para todo mal mezcal y para todo bien también y si no hay remedio, litro y medio. Y ya con eso. 

Con respeto y a besitos

Hay que evitar las formas equivocadas de beberlo (los shots por ejemplo), popularizadas por su bebida hermana el tequila. El mezcal se disfruta a besos por varias razones, pero la más significativa es el disfrute. Raquel señala que al beberlo rápido, se le quita expresión, no permite mostrar la complejidad de la bebida. Mejor despacio, mejor sin prisas. Además hacerlo de esta manera (a pequeños sorbos) permite que tu boca reciba cada trago con cautela, porque de otra manera puede quemar las papilas gustativas. Tampoco recomienda mezclarlo, pues es una forma irrespetuosa de beberlo. Cada sorbo expresa mucho trabajo, pasión y tiempo; cada sorbo lleva el proceso natural de crecimiento (más de 10 años), el trabajo de muchas personas en todos sus procesos, así que mezclarlo “es ignorar su propia historia”.

Raquel recomienda beber un mezcal del que se tiene información, de quién, dónde y qué tipo de herencia hay detrás de cada botella.

En este mundo terrenal, es oro líquido el mezcal

Algunos historiadores han hecho interesantes registros de las bebidas ancestrales como el pulque y el mexcalli —de metl, ‘maguey’ e ixcalli ‘cocido’— eran bebidas destinadas a rituales sagrados y su consumo era exclusivo de las clases dominantes. Para suerte de todos, las bebidas se popularizaron en el siglo XVI a. Hay distintas clases del mezcal que dependen del maguey y de la región, de la técnica de destilación y del recipiente donde se deja reposar. Así de Chiapas el comiteco, en Sonora es bacanora, raicilla y barranca de Jalisco y Nayarit, la tuxca o quitupán de Colima y hasta el tequila son variantes del mezcal.  

Sobre su materia prima, Raquel señala que la mayor parte del maguey de Guerrero es silvestre y El Tigre Mezcal en particular proviene de Atempa, en el municipio Chilapa. 

Agua bendita de las verdes matas

El mezcal se toma en jícara de tecomate por tradición, porque su gran boca permite una buena oxigenación y mantiene la temperatura adecuada del destilado. Sin embargo el contenedor que se utilice para beberlo no le resta sabor ni experiencia. Lo importante es darse la oportunidad de disfrutar su aroma antes de beberlo, apreciar todas las esencias que adquiere en sus procesos, desde la cocción hasta reposo. 

Raquel sugiere para su conservación el vidrio, porque así no comparte los aromas de su contenedor. Es importante que se conserve lejos de la luz y en un ambiente fresco.

El mezcal se disfruta con unas rodajas de naranja o limón, también con un delicioso platillo rico en aromas, o para cerrar una gran comida. Es ideal para maridar con la comida mexicana, sin embargo puedes experimentar con los platillos que más te gusten para descubrir si empata con los matices que aporta el mezcal. Para Raquel no hay mejor maridaje que el que se hace con la comida regional, y no podemos estar más de acuerdo. Disfrutar los frutos de la tierra que comparten el suelo es lo más adecuado. Así que para enaltecer el placer, con El Tigre Mezcal hay que servirse un buen plato de pozole guerrerense o un chilate de frijol. ¡Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.