#colaboradorxs: Sandra

Sandra nació en Santa Lucía Sosola Etla, Oaxaca, creció y vivió ahí hasta hace dos años cuando decidió irse a Puebla con su pareja, donde ahora viven con su bebé de diez meses. Aprendió a tejer tenates y bolsas con palma y con hilo desde los 18 años ,al igual que la mayoría de las mujeres en su comunidad. Nos cuenta que las señoras mayores les enseñan a sus hijas y así fue como ella aprendió de su madre. “ A eso se dedican, las señoras, les enseñaron sus mamás”, nos comenta Sandra; es un conocimiento que se transmite de generación en generación.

En su lugar de origen, normalmente, las mujeres son quienes tejen y venden el producto. Los hombres normalmente conocen la técnica pero no se dedican al tejido. En el caso de la fibra plástica la obtención de material es complicada ya que en la comunidad hay sólo 4 personas que se dedican a la venta de este y a la compra de bolsas y tenates tejidos. La dinámica normalmente consta en que los proveedores brindan el material a crédito y las mujeres a cambio les “venden” las cosas que tejen. Sin embargo, el material es más caro y les pagan muy poco por cada pieza.

Sandra recuerda que cuando vivía en Santa Lucía, cada jueves dejaba en la tienda una o dos docenas de bolsas y tenates por las cuales obtenía cincuenta pesos;  era mucho trabajo por poco dinero. Por eso se desanimó y ya no quería seguir tejiendo. “Nos afecta porque no resulta”.

Para aclarar esto nos pone el ejemplo de una bolsa: el hilo de ¼ kg le costaba $22 pesos, con este les alcanza para tejer una bolsa grande y una pequeña, al final la bolsa grande la terminaba vendiendo en $25 pesos. Sandra se tarda  3 horas, aproximadamente, en hacer una bolsa grande, por la cual recibe $5 pesos de pago por mano de obra.

Desde Sandra comenzó a colaborar con Recrear, se siente motivada por seguir tejiendo. Le da mucho gusto porque siente que es valorado su trabajo, le alegra que la gente se de cuenta del trabajo que conlleva el tejido.

20663784_1413086602111563_2549427729613138764_n

Además nos cuenta que con Recrear, se ha dado cuenta de qué precio es más adecuado ya que ella establece el precio de acuerdo a el trabajo que implica. Nos menciona que en lo económico le ha apoyado mucho y por eso está contenta de seguir colaborando con el proyecto.

#colaboradorxs: Amor Zapoteco

Por: Jaz

Quien haya ido a Teotitlán del Valle sabe que es un lugar de fiesta, no importa si es lunes o martes, no es raro ir escuchando los cuetes que anuncian un boda o unos quince años celebrándose en el Templo. Así fue como conocí a Mario Mendoza y Mario (su hijo chiquito) en la plaza del pueblo entre la banda de viento.

Su taller queda a pocas cuadras del templo, a lo mucho son unos 10 minutos caminando, y la verdad es que ir subiendo por la calles de Teotitlán es algo que siempre se agradece. Voltear a un lado y luego al otro para encontrar horizontes llenos de verde, es algo que no vemos todos los días. Lo primero que encontré al entrar a su taller fue una pieza inmensa en la que Mario ha trabajado semanas enteras y que orgullosamente volará hasta Londres para dar a conocer el trabajo oaxaqueño (ya verán las fotos para entender lo bonita que es). Desde ese momento me quedó muy claro que Mario es un artesano que imprime su pasión en cada pieza, la llena de colores, de imaginación y se nota el proceso creativo en cada vaivén de las canillas.

IMG_4675

 ‘Yo trabajaba pura mano de obra, pero llegó un tiempo que no me gustaba como me pagaban, y decidí buscar formas de vender por mi lado’. Inspirado por su hermano mayor, Pedro Mendoza quien aconsejó a sus 8 hermanos trabajar sus diseños propios y moverse por su propia cuenta, Mario decidió emprender y comenzó el proyecto de Amor Zapoteco. Es así como, habiendo desarrollado su propia marca ha podido explotar su creatividad y ser mucho más independiente. La manera en la que se ha dado a conocer es muy interesante ya que ha sido a través de redes sociales como ha posicionado su trabajo. Estas herramientas han sido canales en los que el sector artesanal ha ido entrando poco a poco, pero con muchos casos de éxito.

Después de que Raquel, su mamá, maestra y colaboradora de Amor Zapoteco nos ofreciera una deliciosa Tlayuda y unos chapulincitos para calmar el hambre, Mario me platicó cómo ha sido vender de una manera diferente a la que estaba acostumbrado. Él y su familia han encontrado nuevos mercados a través de plataformas como Instagram donde perciben que hay más gente que puede valorar el trabajo y esfuerzo que cada pieza requiere, a diferencia de experiencias que ha tenido en las ferias artesanales donde es muy común el regateo y ‘no les ha ido tan bien’. De igual manera es el medio por el que más pedidos ha recibido y han surgido futuras colaboraciones, las cuales le han dado la libertad creativa que como mano de obra le faltaba. ‘A veces me decían hazme el diseño que tú quieras pero después me di cuenta que estaba regalando mis propios diseños’.

IMG_4696

Amor Zapoteco es el reflejo de más de 10 libretas llenas de bocetos y diseños que ha trabajado en el techo de su casa, lugar en el que se inspira para seguir creando. Es el esfuerzo de una familia entera que a pesar de las dificultades han sabido dignificar su trabajo y mantener viva la tradición de su pueblo. Es la visión de querer seguir creciendo para cumplir sus sueños. Es el amor que se refleja en sus hijos. Son proyectos como éste de los que debemos hablar y de los que nos sentimos muy orgullosos de tener como amigos.

¡No olvides seguirlo en instagram!

#traducciones: CÓMO H&M ESTÁ BORRANDO CRÍMENES DE GUERRA EN SU ÚLTIMA CAMPAÑA DE MERCADOTECNIA

El artículo  fue escrito originalmente en inglés por Hoda Katebi (escritora, fotógrafa y acitivista iraní-musulmana) publicado en Joojoo Azad el 29 de Junio del 2017. Fue traducido por Quetzalli , puedes leer la versión original aquí.

CÓMO H&M ESTÁ BORRANDO CRÍMENES DE GUERRA EN SU ÚLTIMA CAMPAÑA DE MERCADOTECNIA

Andy Torres (y su blog Stlye Scrapbook) fue la segunda blogger que encontré, y leí religiosamente. Recuerdo pasar horas a través de sus años de archivos de blogs, absorbiendo su contenido, ideas, personalidad y estilo. Su mudanza a Amsterdam con nada más que aspiraciones fue inspiradora para mi, y su estilo era altamente relacionable (claro que, unos meses después descubriría mi primer blog de moda musulmana, como una agradable sorpresa para la pequeña Hoda creciendo en Oklahoma sin otros amigos musulmanes).

Tras dos años de encontrar el blog de Andy por primera vez, pasé mucho tiempo reflexionando sobre mis experiencias creciendo en el sur de EUA como una niña musulmana vestida con hijab. Siguieron muchas frustraciones con bloggers y sus colaboraciones con marcas poco éticas; así como muchos amigos que me alentaron, por lo que decidí empezar mi propio espacio editorial y JooJoo Azad nació.

Todo esto es para decir que le debo mucho a Andy cuando se trata de llenar un vacío sartorial en la vida de la pequeña Hoda de 17 años de edad. Pero su,  aparentemente inocente, reciente colaboración con H&M opera para borrar crímenes de guerra y violaciones de derechos humanos en muchas formas. Déjenme explicar.

Ecolavado (Greenwashing): Un Truco Problemático de Marca de Moda Rápida

H&M no es un nuevo en la lista de boicot de JooJoo Azad – o en la lista de violaciones de derechos humanos. Sus fábricas sobrepobladas en Camboya (en las que miles de costureras se desmayan anualmente debido a las pobres condiciones laborales y horas excesivas de trabajo) no son nada menos que maquilas de explotación extrema. A cuatro años de firmar los acuerdos de seguridad de Bangladesh después del horrible colapso de la maquila Rana Plaza en 2013, las maquilas de H&M permanecen inseguras.

Y sin embargo, a pesar de todo esto, de alguna manera H&M es consistentemente capaz de representarse a sí misma como una industria progresiva dedicada a hacer la diferencia, con un enfoque de moda rápida “consciente” o “sustentable”. ¿Cómo? Creando colecciones etiquetadas de esta manera. La colección “consciente” de H&M se enorgullece de usar materiales y métodos de producción que son mejores para el medio ambiente y originadas conscientemente: algodón orgánico, lana reciclada y seda orgánica son sólo algunas de sus palabras clave sexy/trendy, que me hacen pensar menos en una línea de ropa de moda rápida y más en un café gentrificador libre de gluten, sin transgénicos, de desintoxicación vegana como del que me burlé en Snapchat mientras estaba en Berkeley, C.A.

Por supuesto, aunque los esfuerzos de H&M por explorar y experimentar con fábricas y materiales sustentables son dignos de algún elogio, mi aplauso es (muy) breve.

Haciendo de lado el oxímoron de la moda-rápida ética, las colecciones conscientes de H&M — las cuales están  actualmente en su sexto año de producción– constituyen un “ecolavado”: un intento de usar la auto-proclamada sustentabilidad medioambiental para limpiar (o intentar esconder) los abusos a los derechos humanos que el resto de su ropa es cómplice.

Porque lógicamente, si H&M ha construido una colección “sustentable” completamente aparte ¿qué están implicando entonces acerca de cómo el resto de su ropa es fabricada?

comoh&m.jpgCostureras organizándose con “La labor detrás de la etiqueta”, demandando mejores sueldos y condiciones de seguridad / Foto: La labor detrás de la etiqueta (Labour Behind the Label).

Al crear una (muy pequeña) colección centrada en “sostenibilidad”, H&M es capaz de usar esta línea para comercializarse como “verde”, “ética”, e incomparable con otras marcas de moda rápida. Son capaces de mover el foco de atención de las condiciones de maquilas de explotación extrema (sweatshops), hacia una herramienta de mercadotecnia: una colección “consciente” hecha con productos orgánicos.

(Sin embargo, de alguna manera puedes aún comprar una camiseta “consciente” por 5 dólares, que definitivamente me hace levantar mi gruesa uniceja de Oriente medio).

El ecolavado es una estratégica herramienta de mercadotecnia/marca para empresas de moda rápida: puede desviar la atención de la violencia de su marca y comercializarse como lo que no es: ética, sostenible, y consciente.

(Hoy en día, mientras que el ecolavado es aún una práctica que está viva y es válida, “el revo-lavado” o “revolution-washing” (ayúdenme por favor a pensar en un nombre más creativo) está rápidamente volviéndose la última reiteración de esta problemática práctica. Y las marcas de moda rápida (incluyendo H&M) adoran usar modelos usando hijab para hacerlo.)

No Sólo para Marcas de Moda-Rápida

La parte divertida de escribir un blog político de moda es que todo está relacionado: esta práctica no es exclusiva de la industria de la moda rápida.

Israel, así como H&M y otras marcas de moda rápida, es también hábil para lavar cosas – eso y dirigir un régimen de apartheid establecido en la supremacía etno-religiosa. Excepto que después del lavado, la ropa de Israel sale rosada.

Entre otros tipos de “lavado”, el más notable en Israel es el “lavado rosa” (“pinkwashing”): como el ecolavado, pero con temas queer/LGBTI+. Tema especialmente pertinente de discutir ahora debido al mes de orgullo gay (junio), en el que tal vez hayas visto algunas de estas banderas de “lavado rosa” en las marchas/desfiles.

Israel se intenta venderse como “el paraíso queer del Medio Oriente”, y utiliza representaciones anti-musulmanas e hirientes de los países musulmanes con las cuestiones LGBTQ con el fin de venderse como un santuario seguro. La verdad es que claro que existen las personas musulmanas queer y trans en Medio Oriente, y sus experiencias complejas no puede ser fácilmente simplificadas como buenas o malas.

Al igual que “el revo-lavado” de las marcas de moda rápida (que usan modelos portando hijab para disfrazar la inclusión mientras explotan a costureras musulmanas) o “ecolavado”,  el “lavado rosa” de Israel reclama inclusión a un nivel superficial: la ocupación militar de Palestina por parte de Israel no exime a palestinxs queer, pues continúan extorsionando a palestinxs gays para que se conviertan en informantes, y personas queer continúan siendo asesinadas en protestas de orgullo gay en Jerusalén.

En pocas palabras, es una herramienta de mercadotecnia estratégica que usan marcas y regímenes por igual.

De manera que, dada la historia compartidas de intentos de distracción de las violaciones de los derechos humanos usando “lavados” (“washes”), el que H&M e Israel se unan* en una campaña de colaboración con la aclamada bloggera Andy Torres es sólo otra vuelta en la vieja máquina de lavado.

https://www.instagram.com/explore/locations/213041503/tel-aviv-israel/

* Si bien no está confirmada la colaboración intencional entre H&M y el Estado de Israel (aunque dicha colaboración no sería sin precedentes), la cuestión a tratar sigue siendo válida: H&M es cómplice de encubrir el régimen de apartheid de Israel a través de esta campaña. Están violando un llamado internacional de solidaridad de palestinxs a la comunidad internacional – una que innumerables músicxs, académicxs, investigadorxs y gestorxs creativos y culturales han firmado – y trabajan para normalizar lo que está lejos de lo normal: un estado de apartheid centrado en la supremacía etno/religiosa.

En su colaboración, Andy exploró Tel Aviv, “la ciudad que siempre está de fiesta” vistiendo H&M de pies a cabeza. La redacción describe a Israel como la “Tierra de Leche y Miel” – un lema generalmente usado para describir una tierra de riquezas donde todo está bien y la gente es feliz, pero también para hacer referencia al Antiguo Testamento (sí, lo he leído) y sus descripciones de la “Tierra prometida”, que es una raíz religiosa de la demanda de algunos judíos a la tierra palestina. Bajo ideologías políticas sionistas, Israel es una tierra dada por Dios al pueblo judío, lo que significa desarraigar/destruir a la población palestina originaria para crear una mayoría judía en la “Tierra prometida” (evidentemente violando derechos humanos internacionales en el proceso durante más de cincuenta años).

En resumen, la última colaboración de H&M con Andy Torres trabaja para retratar un estado de apartheid violento como el mejor destino de viaje del mundo.

Justo como H&M intenta salirse con la suya con su auto-etiqueta de una marca de moda rápida “verde”, Israel también trata de etiquetarse de feminista, progresista, hogar de soldados sexys, un refugio seguro para gente LGBTI+, y ahora con el apoyo de H&M, un destino turístico de primer nivel. Sin importar que muchas de las paradas en el viaje de Andy fueron construidas sobre la destrucción de hogares y pueblos palestinos– ¡ella quiere fiestear y verse linda usando ropa de 7 dólares de H&M!

¡Baila toda la noche, Andy!

Y, sin embargo, al igual que no puede ser apolítica una persona blanca haciendo campañas publicitarias en Sudáfrica durante el apartheid (estructuras de poder construidas para colonias blancas a expensas de la población negra originaria), este viaje a Israel no puede ser juzgado como apolítico.

No hay nada apolítico en una historia editorial de moda que trabaja para lavar (ya sea intencionalmente o no) crímenes de guerra y normalizar lo que no es normal: el apartheid israelí.

comoh&m.jpgImagen 5. El infame muro del apartheid israelí, fuertemente militarizado y controlado por Israel, continuamente expandiéndose en territorio palestino. /Fotografía: South Africa BDS Committee (Comité Movimiento de boicot, desinversión y sanciones de Sudáfrica).

Por supuesto, para los lectores ávidos de JooJoo Azad (¡los veo!), saben que siempre estoy argumentando que toda la moda es completamente política, punto. De manera que, esta campaña actúa como una hiper-politización adicional de la ya poderosa forma de comunicación visual.

Y esta no es la primera vez que la relación amorosa de H&M con Israel es expuesta por activistas de derechos humanos internacionales: en 2010 la compañía decidió abrir en suelo robado e ilegal una tienda principal en Tel Aviv con otros 6 almacenes, incluyendo el centro comercial Malha en Jerusalén.

“Malha es una de las aldeas palestinas que fueron étnicamente limpiadas durante la Nakba de 1948  y cuyos habitantes palestinos originales  son refugiados a los que se les niega su derecho decretado por la Naciones Unidas de regresar a sus tierras. Israel, a este día, continúa sus políticas de limpieza étnica en Jerusalén al desalojar a palestinxs de sus hogares, reemplazándoles con comunidades judías y  construyendo decenas de cientos de unidades habitacionales para esas comunidades en territorio palestino ocupado. Todas las colonias israelíes son consideradas crímenes de guerra bajo el Cuarto Convenio de Ginebra.”

No sólo H&M es cómplice de limpiar crímenes de guerra internacionales israelíes, sino que esta activamente construyendo sobre tierras obtenidas ilegalmente y trabajando para reformar la marca de Israel en algo que no es. Por lo tanto, ya sea a través de la sostenibilidad del lavado verde o del encubrimiento de crímenes de guerra y violaciones de derechos humanos internacionales, el lugar de H&M en la lista de boicot de JooJoo Azad ha sido merecidamente obtenido.

Espacio físico: #recrear

Frente a las formas de consumo que conllevan injusticias y sometimiento de saberes, creaciones y cuerpos otros queremos plantear alternativas desde el vínculo y el respeto. Con el esfuerzo de todas las personas que son y han sido colaboradorxs de Recrear abrimos un espacio que desde hace tiempo ha sido un sueño. Hoy nos alegramos de verlo nacer y crecer.

El informe anual que hicimos con el objetivo de acercarnos a quienes se llevan los productos de Recrear, así como para hacer transparentes las formas y prácticas que constituyen este proyecto nos ha llevado a nuevos planteamientos e inquietudes. Este es el espacio en el cual queremos hacer resonar estas reflexiones y proyectar un horizonte donde podamos reventar las distancias impuestas por el mercado. Que las varias manos, sonrisas, esfuerzos, imaginación y entusiasmo estén siempre presentes, que se reflejen estas historias varias que nos atraviesan.

Este espacio lo sentimos como un esfuerzo de muchxs que nace de un largo camino, un esfuerzo por recrear el consumo desde el vínculo y la responsabilidad. Soñamos un espacio que invita a conocernos más y mejor, conocer a detalle el trabajo que realizamos y a quienes lo hacen posible. Mirarnos, sentirnos, ensayar el intercambio de productos como intercambio de saberes, historias y esfuerzos. Ensayar otras formas de intercambio, que nos interpelen y deje de ser consumo para el deterioro y el desperdicio. Queremos seguir haciendo camino a lado de muchas con actividades, diálogos, comparticiones, talleres y encuentros que construyan miradas otras hacia nuestra cotidianeidad para ensayar transformarla.

Abrimos las puertas para contagiarnos, para compartir. Abrimos este espacio como un puente, con el entusiasmo de poder construir con palabras, manos y pensamientos diferentes formas de habitar que cuestionen el consumo indiscriminado. Queremos encontrarnos tejiendo alternativas, abriendo siempre las puertas para hacer resonar este sueño compartido que ya está siendo realidad.

Nuestro espacio físico, comenzó a tomar forma en el 2017. En este proceso hemos crecido y buscado un espacio para difundir otros proyectos. ¡Visítanos y conoce todo lo que tenemos para ti!