#técnicas: Alfarería

Por Casandra:

La labor de elaborar objetos con base en arcilla o barro, surge a partir de prácticas que recorren diversos periodos históricos y ha desarrollado dinámicas de las cuales aún podemos ser testigos.

En México es complicado definir la fecha exacta del comienzo de la alfarería. Se cree que surge entre 2000 a.C y 1521 d.C. La alfarería ha continuado transformando su técnica con diversas innovaciones tecnológicas.

20170123_121215

El bruñido ó el pastillaje son técnicas que tienen su origen desde tiempos prehispánicos, y que denotan el dominio y la habilidad técnica desarrollada en este periodo. El primer paso para el bruñido consiste en la utilización del barro de la región que con el uso de piedras de río permite alisar y pulir las piezas. El siguiente paso es la utilización de la piedra pirita para dar un particular brillo en su superficie. El pastillaje es una técnica que hace uso de la aplicación de pequeñas bolas de barro sobrepuestas en la pieza antes de su cocción para su decoración. Así, la alfarería consiste en la conjunción de la arcilla, el agua y el fuego para posteriormente pasar por una labor minuciosa que se ha mantenido ante el paso del tiempo.

La invención de la rueda fue fundamental para la creación del torno, y con ello, la incorporación del pie (pedal) en la elaboración de la alfarería. En México, se integró esta técnica en el siglo XVI, en las prácticas mesoamericanas, como consecuencia de la conquista.

20170123_121232

Hoy en día, la alfarería se encuentra en un proceso de cambio y resignificación ante la industrialización. Pues el valor que la industria ha designado a técnicas y prácticas como esta, han permeado en su costo y adquisición.

Lo industrial se antepone como un proceso acelerado de menor costo y mayor producción que posiciona lo artesanal como una técnica lenta de mayor inversión en su elaboración; exige un mayor tiempo en su creación por los días utilizados para la preparación del barro, la elaboración de la obra, la decoración y la cocción.

Existen tres formas principales de elaborar cerámica. La primera, como anteriormente mencionamos, es el uso del pedal para dar forma a la pieza; y actualmente, solo ha cambiado si se realiza  manual  o eléctricamente.  La segunda consiste en la utilización de moldes pre-fabricados, en los que el uso de decoraciones, patrones o siluetas son evidentes.  Y por último, la técnica que se considera la más antigua y minuciosa en la alfarería: la ejecución directa de las manos en la pieza final, y que después, se llevará a cocción.

La alfarería es un proceso tradicional que se ha mantenido hasta hoy gracias al aporte y aprendizaje de generaciones que han decidido conservar este oficio. Recrear busca colaborar en la conservación y remuneración justa  de las personas que siguen ejerciendo esta vital labor.

#resonancias: Well Made Clothes

Por Casandra:

La industria textil es considerada como la segunda industria más contaminante a nivel global, después del petróleo. Las formas de producción y el desperdicio que se da por el consumo rápido y excesivo, impactan drásticamente al medio ambiente. Además, es una industria responsable de innumerables casos de violación de derechos humanos. Ante esta situación, aparece Well Made Clothes [WMD Ropa Bien Hecha], una plataforma en línea encaminada al consumo ético, sustentable y transparente.

swim

Campaña de trajes de baño, colección 2017

 

A cargo de Courtney Sanders & Kelly Elikn, WMC es una propuesta que fomenta modos de producción y de consumo más conscientes y sostenibles.

Well Made Clothes es una plataforma en línea que comercializa y promueve diversas marcas y diseñadores que trabajan de forma más ecológica y sostenible. Tambien cuentan con una sección de artículos y fotografías editoriales con la ropa que venden en su sitio web. No sólo es un lugar de compraventa, sino un espacio de consciencia que permita abordar las posibilidades existentes en una industria tan grande como es el textil.

WMC

Collage por Kitty Callaghan con la colección de ropa interior de Well Made Clothes

 

wmc1

Editorial de verano 2016 de Well Made Clothes

 

Sanders y Elikn están convencidas de que el consumo inconsciente de moda, genera desperdicio excesivo. Por tanto, buscan promover no solo el acceso a marcas éticas sino que también apelan a un sentido de calidad y de diseño. La creación de diseños que “pasan de moda” rápidamente o productos de mala calidad, forman parte de las toneladas de ropa desperdiciada por las inmediatez de su fabricación y uso. En cambio, los diseños seleccionados en WMC son productos de calidad y de diseños que pueden usarse por mucho tiempo, “ropa bien hecha”.

wmc3

Kowtow marca de venta en Well Made Clothes

 

Well Made Clothes trabaja a partir de  8 valores específicos: hecho a mano, vegano, transparente, local, mínimo desperdicio, igualdad de género, justo y sustentable. Cada uno, corresponde a determinadas secciones de la página web, facilitando un primer acercamiento al consumo consciente.

Uno de los principales obstáculos que han enfrentado en su trayectoria, es la ligereza con que se ha usado el término “moda ética”. Se confunde con el uso de materiales, como fibras naturales, dejando de lado problemáticas en los procesos de producción ó el impacto de estos en el medio ambiente.

wmc4

Nobody Denim, marca de venta en Well Made Clothes

 

Saber cómo está hecho lo que consumimos y entender el valor del trabajo que hay detrás de ello, es de suma importancia para entender la responsabilidad que tenemos  en la forma que consumimos y participamos. Además, Courtney y Kelly buscan visibilizar a productores locales para que tengan mayor alcance en el mundo y comercializar sus artículos con un estricto sentido de la moda con buen diseño y durabilidad.

Esta plataforma busca cargar nuevamente de significado cada letra utilizada en su nombre,  Well Made Clothes, prendas bien hechas.

Referencias:

Russo, Naomi, ‘Well made clothes’ are detangling the confusion around eco-friendly fashion. En i-D, Noviembre 2016