#problemáticas: Regalos navideños

Por Momo:

Son los últimos días antes de la Navidad, el momento de las compras de pánico. Los centros comerciales se encuentran atiborrados de personas desesperadas que tratan de encontrar un regalo para el intercambio navideño de la oficina, o para la reunión familiar en Nochebuena y para el sinfín de cenas de fin de año que salen de la nada. A veces no conocemos al compañero que nos tocó de “amigo secreto” o no tuvimos tiempo de pensar en que darle a nuestros familiares, y recurrimos a compras genéricas e impulsivas que terminarán en la basura o en el rincón del olvido antes de que llegue la primavera.
En este deber ser del regalo olvidamos la vida del objeto, no consideramos cuánto tiempo permanecerá en uso antes de botarlo. Y mucho menos pensamos en el costo social y ecológico de nuestros regalos.

En este deber ser del regalo olvidamos la vida del objeto, no consideramos cuánto tiempo permanecerá en uso antes de botarlo. Y mucho menos pensamos en el costo social y ecológico de nuestros regalos.

Como nos cuenta Ecolana durante la época navideña en Ciudad de México se genera el 24% mas de residuos considerando sobras de comida, envolturas, regalos y adornos. Eso sin contar la contaminación y explotación que genera las formas de producción de muchos de los regalos que damos.

Algo importante es reciclar los residuos que generes de forma adecuada, para saber cómo y dónde hacerlo puedes ingresar al ECOMAPA de ecolana y ubicar los centros de acopio mas cercanos.

¿Como podemos hacerle frente a este exceso de consumo?

Si bien cada vez se discute más sobre las consecuencias de la producción y el consumo desmedido, en estas épocas navideñas pareciera que no hay forma de evitarlo. Uno deja de comprar cosas para sí mismo, pero surge la aparente necesidad de comprarle algo a otros. Es muy posible que las personas a nuestro alrededor no estén tan involucrados en un estilo de vida más sostenible. Entonces, no darles un regalo podría parecer arrogancia, grosería, o desinterés.

¿Cómo podemos corresponder al intercambio navideño, de maneras más sostenibles?

Evidentemente no hay una respuesta correcta, pero el primer paso es cuestionar la forma en que entendemos el regalo. El regalo no es sinónimo de comprar algo, ni siquiera es sinónimo de dar un objeto. Regalar es dar, corresponder, empatizar, se trata de reciprocidad que puede manifestarse en un favor, en un abrazo, en compartir una caminata o prepararle una cena a alguien. 

Para lograr transformar los intercambios navideños en cadenas de favores y buenas intenciones más allá del consumo, tenemos que hablar con las personas a nuestro alrededor. Empezar por la familia puede ser lo más viable. Claro que estos cambios son complicados, y más cuando te extiendes a círculos sociales menos íntimos, como la escuela o el trabajo. En estos casos, una segunda opción es buscar alternativas de consumo más sostenibles. A continuación les compartimos algunos puntos de inicio para dar regalos que tengan menos impacto social y ambiental.

Hágalo Usted Mismo [HUM] con materiales reciclados

El reciclaje suele tener mala fama cuando se trata de regalos. Suena como una solución avara o desconsiderada, pero por el contrario, puede ser una de las formas más significativas y dedicadas de mostrar afecto. Qué mejor forma de demostrarle a alguien que lo estimas, que haciendo tú mismo su regalo. Además, emplear materiales reciclados reduce mucho tu huella ecológica y social navideña. 

mosaico
Espejo elaborado con tarjetas de credito viejas (via Fine Craft Guild)

Puedes recurrir a objetos sentimentales, y elaborar tu propio marco con fotografías que tengan significado para ambos. O si prefieres algo más “práctico” puedes elaborar carteras, macetas, espejos, gorros, con materiales reciclados. Tan sólo aquí hay más de 50 ideas de regalos navideños ecológicos que puedes hacer tú mismo. Y la ventaja es que los puedes personalizar.

Además, también podemos reciclar y hacer nuestras propias envolturas. En Reino Unido, el desperdicio de papel para envolver cubriría cerca de 365,000 kilómetros (226,800 millas). En lugar de participar en este consumo efímero que dura sólo unos días, podemos hacer envolturas con materiales reciclados o que tienen otros usos además de envolver. Aquí tienes 6 tutoriales de HUM ecológico. 

Si te gusta regalar adornos navideños y cartas navideñas, también hay tutoriales para hacerlos con materiales reciclados.

Comprar a productores de pequeña escala y esquemas de economía solidaria

Si de plano no tenemos el tiempo para elaborar nuestros propios regalos, la mejor opción es tratar de comprarle a marcas locales y de pequeña escala. Nuestro impacto ecológico y social es menor cuando consumimos productos que se hicieron en talleres pequeños o en el hogar, y que no consumen muchos recursos en la elaboración y transportación.

La imagen puede contener: interior
Kit de Ma’ Yuhu

Comprarle a pequeños prodductores como Cintli,  Tiendita del Campo  o Ma ‘yūhū – Nuestras Raíces  también apoya formas productivas más justas. No es lo mismo la condición laboral de un equipo de cinco personas, o alguien que trabaja solo, a las condiciones de una maquiladora con cientos de personas. También puedes buscar productos ecológicos de cooperativas o proyectos de comercio justo. 

Festín de Reyes de Tiendita del Campo

Elegir productos ecológicos de grandes empresas trasnacionales con procesos de producción complejos, no genera ningún cambio en los excesos de la producción de moda rápida. Igualmente, comprar productos chinos que son “ecológicos” y baratos, tampoco mitiga los efectos de las producciones a grande escala, y fomentan la explotación laboral para mantener los precios bajos.

Por otro lado, al comprar productos más sostenibles que sean europeos o estadounidenses, aún implican el transporte internacional que no es nada ecológico. Por tanto, la mejor opción son productos locales.

Si estás en México puedes revisar en línea tiendas como Kichink , o ir a tianguis o tiendas de productos mexicanos y ecológicos, o googolear: bazares o tiendas de diseño mexicano, etc…

Productos prácticos y duraderos

Si crees que a tu compañero de la oficina no le va a gustar una mochila de comercio justo, o sale del presupuesto que tenías planeado. La mejor opción entre los productos comerciales, es buscar regalos que no vayan a tirarse al instante como los de Cero PlásticoSol de Agua Mx o Somos Tierra.

En lugar de comprarle un adorno que ni siquiera sabes si va con su casa, puedes elegir algo que casi cualquier persona de su contexto usaría, como un termo, una libreta con colores neutrales, jabones y cremas neutras, toallas, trastes y recipientes para la cocina, etc… Piensa en algo de materiales duraderos y que sea difícil de tirar. Al hacerlo considera las opciones comerciales más amigables para el ambiente y la sociedad.

Sea HUM o de productores pequeños, siempre ten en mente que sean objetos durables y con uso.

Experiencias Memorables

Otra opción a la compra de productos es regalarle a tus seres queridos experiencias que les hagan pasar tiempo juntos y aprender cosas nuevas. Al ser actividades que requieren planeación mientras las gestionas pueden obsequiarle a tus amigxs o familiares un vale por una experiencia. Puede ser un viaje, un paseo o algún taller al cual puedan asistir juntxs. 

Natoure ofrece tours de uno o varios días en varias partes de Latinoamérica para fomentar el turismo sustentable. Puedes ir a un paseo por Xochimilco o ir al sureste mexicano contribuyendo con esto a la conservación de biodiversidad en áreas naturales así como del patrimonio cultural, fomentando el desarrollo de economías locales bajo un enfoque de desarrollo sostenible.

Si te gusta la idea de un curso o un taller puedes aprender a hacer diferentes tipos de pan con  Las Panaso  para aprender a hacer tortillas grabadas y estampadas con Cal y Maíz

Aunque parezca sumamente difícil transformar esta costumbre del regalo, hay que aprovechar estas temporadas navideñas para cuestionar y plantearle a la gente alrededor, la problemática del regalo como sinónimo de consumo desmedido. ¿Hay otras formas de mostrar aprecio? ¿Es necesario dar un regalo que conlleva estrés, gasto y presión, más miles de consecuencias ecológicas y sociales devastadoras? ¿Podemos generar otras formas de reciprocidad, más allá del objeto?

De acuerdo a una encuesta nacional del Centro por un Nuevo Sueño Americano (the Center for a New American Dream) en Estados Unidos, el 70% de la población estaría dispuesta a disminuir la importancia de los regalos y el gasto en la Navidad. Esta misma organización ha generado folletos informativos para ir más allá del consumo, como guías para el consumidor consciente, y sobre cómo llevar a cabo ferias de regalos comunitarios y otras formas de tener una Navidad más sencilla y menos consumista.

Trabajemos por unas fiestas decembrinas donde el afecto y la reciprocidad se materialicen en prácticas más solidarias y empáticas con el ambiente y la sociedad.

#traducciones: ¿Es la ropa usada un problema en Haití?

El artículo “Are second hand clothes actually a problem in Haiti?” fue escrito originalmente en inglés y publicado por Humanosphere el 13 de julio del 2013. Fue traducido por el equipo de #recrear, puedes leer la versión original aquí.

Ayer noté un artículo que plantea que la ropa de segunda mano está inundando los mercados haitianos y está dañando a las pequeñas empresas.

El giro en la historia es que el influjo de ropa usada está, en cierta parte, vinculada al aumento de la producción de prendas de vestir para consumidores en los Estados Unidos y otros lugares. De alguna manera, la ropa que algunos haitianos están produciendo para las personas en otros países (al volver en forma de donación) está haciendo daño a los sastres locales.

El articulo toma una postura crítica ante la venta de ropa de segunda mano. En cambio, otro artículo publicado a principios de este mes, ve las cosas de manera diferente.

El reportero Tate Watkins escribe en el Medium sobre su viaje personal de cómo pasó de ser un crítico del comercio de ropa usada, conocido como pepe (pé-pé) en Haiti, a un partidario. Basado en sus discusiones con la gente, Watkins sostiene que a los haitianos les gusta la ropa. Además, la posibilidad de comprar ropa con mejor calidad y con marca comercial a precios extremadamente bajos es ventajoso para los consumidores haitianos.

haitii

Joven haitiano con camisa pepe (via Humanosphere, por Paolo Woods)

Es un argumento similar con la situación de Walmart. Los adversarios critican la forma en que los grandes centros comerciales pueden destruir las empresas locales por rebajar los precios de los productos y pagar los salarios muy bajos. Los simpatizantes dicen que los precios muy bajos son una cosa muy buena y que son indicadores de que el mercado competitivo está funcionando como debería.

La persona promedio se beneficia de la llegada de un Walmart en su comunidad debido a que otras empresas tienen que competir en la venta de alimentos, electrónicos, ropa, etc. El ahorro para alguien viviendo en la pobreza o en la clase media puede permitir que pague por los servicios importantes como atención médica.

No sé qué decir sobre el comercio que permite a millones de haitianos súper conscientes de la moda, andar con los polos de Lacoste y Converse high-tops en un país donde el 75 por ciento de la población vive con menos de $2.00 por día.

Después de todo ¿son los haitianos, los que pagan una fracción del precio original por los logos de cocodrilo y emblemas Chuck Taylor, los consumidores con los que deberíamos ser condescendientes?

El comercio pepe en Haití ofrece a los consumidores la ropa de marca comercial que desean a un precio barato. Watkins admite que los sastres están fuera de puestos de trabajo a causa del comercio, mas considera que se debe a una mejor opción que cumple con los deseos y necesidades de la mayoría de los haitianos.

La investigación sobre el comercio de ropa de segunda mano es escasa. Lo mismo ocurre con la ropa donada como observó Dean Karlan en Freakonomics hace dos años.

Mientras más leía, más me llamaba la atención: hay un montón de retórica, pero no pude encontrar una simple evaluación en ninguna lugar que comparará las opciones: repartir camisetas en África, o venderlas en los EE.UU. y entregar el efectivo equivalente en África. Tal vez los resultados son demasiado difusos (después de todo, estas camisas no valen mucho, así ¿qué podríamos medir realmente? Medir el impacto sobre los precios locales es un hueso duro de roer).

En 2005 Oxfam investigó el mercado de ropa de segunda mano en África Occidental y Senegal. El equipo de Oxfam encuentra básicamente lo que argumenta Watkins, ropa de segunda mano daña sastres locales, pero es bueno para los consumidores. Por otra parte, el comercio genera cientos de miles de puestos de trabajo. Desde las personas que gestionan los envíos de ropa para los vendedores, el comercio es una fuente de empleo.

La ropa de segunda mano es una causa más probable de una industria textil local en declive, pero la industria local tampoco podría enfrentarse a una inundación de ropa barata de los fabricantes asiáticos. Si se eliminara la ropa de segunda mano, es probable que la ropa viniera de Asia. La industria local seguiría fallando y los consumidores terminarían pagando precios más altos en comparación con la ropa de segunda mano.

Dada la falta de estudios sobre el mercado de Pepe en Haití, es difícil llegar a ninguna conclusión solida.

Aquí está un informe de Wakins Jon Bougher para Reason sobre el mercado pepe:

#resonancias: Ecoalf

Por Joaquín

Cuando hablamos de moda española, lo primero que viene a la cabeza son todas las marcas que están dentro del grupo Inditex. Inditex está conformado por tiendas como Zara y Pull and Bear (entre otras).  Pero en España también están surgiendo alternativas a la moda rápida que nos dan esperanza y nos invitan a pensar nuevas formas de hacer las cosas.

Ecoalf fue creada por Javier Goyeneche en el 2012. El empresario español tomó consciencia de que la moda no puede seguir generándose a través de la explotación excesiva de los recursos naturales. En el ritmo actual de producción se utilizan cinco veces más recursos naturales de los que el planeta es capaz de regenerar. Por ello, Goyeneche se fue por el camino del reciclaje, y a través de distintas alianzas e inversiones,  ha llegado a todo el mundo la moda Ecoalf.


En Ecoalf fabrican más de 100 tejidos hechos a partir de materiales reciclados:

img_0768

Entre sus productos puedes encontrar abrigos y chamarras, suéteres, accesorios y tenis, para dama y caballero .

Actualmente están trabajando en un proyecto enorme para limpiar los océanos.


La meta es que para el próximo 2017, todos los puertos de la costa estén trabajando en conjunto, si se llega a la meta, se recaudarán más 300,000 kilos de basura que se convertirán en un gran alivio para nuestro planeta.

#problemáticas: Adidas hace tenis con basura del mar 

Por Alonso

Se calcula que un 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierta por agua y que de ese total, los cuerpos de agua salada representan un 97%. O sea que si se nos acaba la masa continental para tirar lo que se nos ocurra, siempre podemos contaminar los mares y los océanos. Y aunque ahora nos suene como la peor idea jamás pensada, hasta hace algunos años los fondos oceánicos eran considerados los depósitos perfectos para toda clase de desechos, es más, se pensaba que todo lo que se lanzaba al mar terminaría por diluirse.

Entonces los mares y océanos se convirtieron en nuestros basureros, porque pues eso es lo que hacemos mejor: arruinar las cosas bonitas. No nos bastó con hacer pruebas nucleares en el Pacífico, también decidimos que no sería tan malo que desechos como fertilizantes, pesticidas, detergentes, hidrocarburos y pues ya de paso sólidos. El problema no se limita a que es una cochinada, sino que el impacto que tiene en el medio ambiente es altísimo.

Playa con basura en Otto Rock, Oregon. Foto por Jason Kar

Por ejemplo, todos los residuos industriales (súper tóxicos, por si no había quedado claro) que acaban en los fondos marinos son ingeridos por pequeños organismos que a su vez son comidos por otros más grandes; insertando a la cadena alimenticia (en la que somos partícipes) elementos muy peligrosos.

Los residuos sólidos, como plásticos, también representan un problema enorme. Gran cantidad de plásticos acaban siendo comidos por peces, mamíferos, y aves. ¿Han visto cuánto se parecen una bolsa de plástico y una medusa? Exacto, bajo el agua y a los ojos de una tortuga son idénticas. De acuerdo con datos de la UNESCO, los artículos de plástico que flotan en el mar son responsables de la muerte de cerca de 1 millón de aves marinas y 100 mil mamíferos anualmente.

Pero bueno, no todo está tan mal. Parley of the Oceans y Adidas anunciaron un prototipo de calzado parcialmente hecho de residuos encontrados en el mar, principalmente redes de pesca. Lo que nos parece fabuloso de la colaboración Parley of the Oceans + Adidas es el uso de la creatividad como una fuerza para impulsar el cambio de conciencia. Además, simbólicamente nos parece muy padre usar algo tan destructivo como redes y basura para crear algo.

Los tenis de Adidas hechos con redes para pescar recicladas

Y bueno, si se trata de algo muy inovador, pero no podemos ignorar que Adidas tiene muchos trapos sucios. No podemos olvidar que quienes trabajan para compañías como Nike, Puma, Umbro, New Balance y por supuesto Adidas son mujeres de países como India o Indonesia, entre los 17 y los 24 años que laboran en largas jornadas en condiciones que no cumplen estándares mínimos de seguridad a cambio de un sueldo bajísimo. Por si fuera poco, muchas de las mujeres que trabajan en maquiladoras son víctimas de violencia psicológica, sexual y física.

Por otro lado, hacer productos de materiales reciclados tampoco reduce las repercusiones de la moda rápida, de la producción masiva y el consumo excesivo. Si no se transforman las formas de producción y consumo, la ropa de materiales reciclados sigue siendo insostenible.

No decimos que la preocupación por los océanos y sus habitantes esté mal, lo que decimos es que hacer zapatos con materiales reciclados no compensa situaciones como: explotación laboral, trabajo infantil, acoso y violencia en los espacios de trabajo, y otras malas prácticas que van en contra de los consensos globales y los principios éticos más básicos. Creemos que se trata de una buena iniciativa pero debe ir acompañada de acciones más congruentes. 

#glosario: Economía Solidaria 

Por Joaquín

“La economía solidaria es un fenómeno complejo con diferentes facetas -económicas, sociales, políticas, culturales y ambientales -, que se constituyen en un proyecto ético de vida ”.

Enfoque económico cuyas prioridades son las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable. La economía solidaria se considera un modo de vida, ya que pone a la economía como proveedora sostenible de las bases para el desarrollo personal, social y ambiental. 

La economía solidaria se basa en: 

  • Equidad
  • Justicia. 
  • Fraternidad económica. 
  • Solidaridad social. 
  • Democracia directa. 

En Recrear nos importa que conozcas a nuestros colaboradores y el valor de su trabajo

Trabaja para fungir como un instrumento de transformación social, y repercutir en la forma de producir, consumir y distribuir .

En Recrear tratamos de transformar la relación entre productor y consumidor, y fomentar la autogestión , por medio de talleres

Las cooperativas y empresas que trabajan de forma solidaria tienen una forma de trabajo que permea en la economía neoliberalista:

 1.- Competencia con el mercado actual, buscan superar el modo patriarcal que hegemoniza.

 2.- Constante desarrollo de cadenas productivas, en los cuales la cooperación y la solidaridad sean fielmente practicadas.

3.- Forman parte de las redes nacionales y mundiales para estar en constante lucha por las regulaciones justas para el capital, políticas públicas y derechos democráticos

“…la fuerza motriz deja de ser la motivación de la ganancia, que es substituida por la búsqueda de la satisfacción de las necesidades consideradas como prioridad por la mayoría .”

En Recrear buscamos la transformación de las relaciones productivas horizontales y condiciones laborales justas

El dinero comunitario es uno de los frutos de la economía solidaria. Creado para realizar intercambios, pagar trabajos, prevenir la escasez y favorecer la inclusión social. Estos sistemas monetarios son toda una realidad en Europa desde los años treinta. Actualmente se emplea en distintas partes del mundo y nuestro país no es la excepción, hace más de una década que se ha incursionado: el Tlaloc, en la CDMX; el Xico, en el Estado de México; el Mezquite, en Guanajuato; el Tomi en Sonora; el Tumín en Veracruz (y otras zonas del país) etc . 

Referencias:

Santana, M. E. (2011). Recrear el dinero en una economía solidaria. Polis, Revista de la Universidad Bolivariana . Recuperado el 07 de 11 de 2016 http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-65682011000200012&script=sci_arttext&tlng=e

Red de Redes de Econimía Alternativa y  Solidaria. ( 2011). Carta de Economía Solidaria. Recuperado el 07 de 11 de 2016, de http://www.economiasolidaria.org/carta.php

Guridi, L., & Mendiguren, J. C. (03 de 2014). La dimensión económica del desarrollo humano local: economía social y solidaria. Publicaciones Hegoa. Recuperado el 07 de 11 de 2016, de http://publicaciones.hegoa.ehu.es/assets/pdfs/314/Economia_social_y_solidaria_DHL.pdf?139936427