#problemáticas: Huaraches Toms

Por Alonso:

A veces, hay iniciativas que parecen muy nobles con resultados adversos, como los zapatos Toms, una compañía originaria de Santa Mónica, California fundada por Blake Mycoskie en 2006. El gran éxito de Toms se ha basado en el diseño de sus productos pero también en la promesa de mejorar la vida de otrxs. One for one  es la premisa bajo la que funciona el programa; cuando compras un par de zapatos, Toms regala otro a un niño o niña en un país en vías de desarrollo (lo que sea que ese término signifique). ¿Qué podría tener de malo?

toms2
Con el tiempo Toms ha crecido de manera exponencial. ¿Será que hacernos sentir que hacemos algo bueno es muy redituable? Ahora además de zapatos, ayudan a prevenir el bullying, garantizar partos seguros, mejorar el acceso al agua y brindar servicios de salud visual. ¿Es personal? ¿Sólo porque no me gustan los Toms vengo a echarles tierra? ¿Es que como nada me parece y me enseñaron a ponerle peros a todo voy a cuestionar lo que gente buena hace de todo corazón?
Sí, porque es necesario.
Dicen que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones, y puede que haya un deseo legítimo de hacer el bien, pero no por eso podemos disculpar las consecuencias negativas que han tenido las intervenciones de Toms. De acuerdo con algunxs autorxs, incluyendo la economista Dambisa Moyo, el modelo One for one no es más que un remedio paliativo para una problemática con dimensiones de salud, desarrollo y educación.

toms1

Blake Mycoskie, fundador de Toms, dando Toms a niños en condiciones de pobreza (vía Tex Herald)

Y sí, ya sé que sólo están regalando un par de zapatos, y que al menos es algo pero es un hecho que a veces las buenas acciones tienen consecuencias adversas. Un estudio realizado en mil hogares salvadoreños arrojó que las donaciones de zapatos Toms repercutían en la industria local del calzado. Es algo muy similar a lo que sucede en Haití con la ropa usada proveniente de los Estados Unidos.

La entrada de grandes pacas, llamadas comercio pepe, tiene implicaciones negativas en la industria textil haitiana, sin embargo, existen posiciones opuestas respecto al tema: quienes sostienen que debería prohibirse el ingreso de ropa usada al país debido a su impacto en los negocios locales y quienes afirman que no es tan malo, ya que es accesible para lxs que perciben un salario bajo, además de que existen sastres y costurerxs que viven de modificar prendas de Pepe.

Volviendo a Toms y a la delgada (o no tanto, la verdad) línea entre implementar soluciones con miras a largo plazo y simple caridad; vale la pena recordar que no es la única acusación en su contra. Desde sus inicios, la compañía californiana ha sido criticada por actos de apropiación cultural, primero fueron las alpargatas y después los huaraches. Sí, porque aunque parezca increíble, Toms vende huaraches y sí, adivinaron, son carísimos, entre $89 y $129 dólares un par. Aunque sabemos que son fabricados a mano en México, no existe información muy clara sobre la remuneración que reciben las personas que los elaboran.Y el problema más grave no es que una compañía gringa nos quiere vender huaraches como si fueran las perlas de la virgen, sino que Toms, anclada al Norte Global, lucra con diseños que le pertenecen a un pueblo entero.

huarachetoms
El issue con la apropiación cultural es que ocurre al interior de escenarios en los que hay relaciones desiguales de poder, sistemas que a su vez tienen raíces más profundas en el colonialismo, el genocidio, la opresión y la exclusión. O sea que lo que está mal es que unxs cuantxs se beneficien de mercantilizar elementos completamente fuera de contexto de una cultura, casi siempre marginada.

¿Entonces qué hacemos? ¿Ya no compramos nada? ¿Nos vamos a Cuba porque allá no hay nada de Wal Mart y así? Pues no necesariamente. El chiste es consumir de forma responsable y recordar que podemos vigilar la veracidad del compromiso de las transnacionales con los derechos de lxs trabajadorxs, la justicia social, el desarrollo sostenible y el cuidado al medio ambiente.
¿Es posible que más que simplemente no dañar, nuestro consumo tenga un impacto positivo? Honestamente creo que sí. No podemos pensar el comercio justo y el consumo responsable como lujos reservados para algunxs o como algo que demande dejar tu empleo, tu casa y tus amigos y mudarte a un bosque y vivir de moritas y lo que encuentres. Acercarse a lxs pequeñxs productorxs es algo que todxs podemos hacer, se trata de hacer mejores elecciones, por ejemplo: en lugar de ir al Oxxo, vamos la tiendita de la esquina (aquí puedes checar todo sobre el increíble trabajo que hacen en Tenoli), compremos nuestras frutas y verduras en el tianguis del fin de semana y no en el supermercado, renunciemos a nuestro café en Starbucks y busquemos una cafetería local camino a la oficina.
Es probable que ni tú, ni yo seamos testigos del fin del capitalismo. Lo que sí es una realidad es que cada vez son más quienes piensan y llevan a cabo alternativas, más solidarias, más rebeldes y más resilientes.

#glosario: Moda rápida

Por Joaquín:

La “moda rápida” lleva de forma rápida y a precios muy bajos lo que se presenta en las pasarelas. La industria de la moda dejó de funcionar con cuatro temporadas, ahora, presentan entre 15 y 20 colecciones anuales. Las marcas que más destacadas en este rubro son: Zara, Forever 21, C&A, H&M, Pull and Bear, Bershka y muchas más (Olivas, 2016).

FRANCE-ECONOMY-ZARA
La moda rápida, como bien se puede entender, se basa en la rapidez; en surtir y resurtir a los clientes con las últimas tendencias. Con esta modalidad, la prenda que cuesta “poco” es fácil de adquirir y por tanto es fácil de desechar  (Barreiro, s.f). Con el trabajo mercadológico y sus famosas campañas publicitarias, estas marcas crean una creciente necesidad de cambio;  sin importar la duración del tejido – tan solo unos meses o años – la prenda es desechada porque está pasada de moda (Greenpeace, 2012).

“Esa inmensa cantidad de prendas confeccionadas, vendidas y desechadas es lo que multiplica los costes humanos y medioambientales de la ropa en cada fase de su ciclo de vida. Incluso cuando la cantidad y porcentajes de sustancias químicas encontradas en la ropa puede parecer pequeña, al sumar todo el proceso, desde la fabricación hasta su uso y desecho, se pone de manifiesto que el problema es realmente preocupante” (Greenpeace, 2012).

ff2

Los procesos de producción son altamente contaminantes y consumidores de recursos:

Una playera de 250 gramos, al momento de ser fabricada, requiere 27, 000 litros de agua. Para un pantalón de mezclilla de 1 kilo, se necesitan 11, 800 litros de agua.

La quinta  parte de los pesticidas y el 10% de insecticidas son usados  para el cultivo de algodón, que también requiere grandes cantidades de agua para su cultivo; 20, 000 litros de agua por cada kilo de algodón. Para acelerar la producción de este se emplean semillas manipuladas genéticamente y abonos químicos en las tierras, que producen un daño bastante grave en las tierras y alrededores (Barreiro, s.f.).

 

ff5

Infografía via JCooper

La moda rápida tambien tiene consecuencias en los seres humanos:

Las prendas confeccionadas con esta modalidad se han encontrado contaminadas de plomo (e.g. bolsas, cinturones y zapatos) estas dosis abren la posibilidad de ser más susceptible a paros cardiacos, infertilidad, ataques epilépticos y daños en fetos de mujeres embarazadas (Díaz, 2014).

Para satisfacer esta alta demanda, se necesitan de muchas manos. Exigen costos de producción más bajos y por ello, se mantienen empleos donde el salario es muy bajo y las condiciones de trabajo son deplorables.  Los empleados chinos ganan de 12 a 18 centavos por hora laborada, una jornada se compone de 14 horas diarias. Países como China, Zimbabwe, Marruecos, Filipinas, Bangladesh…  se enfrentan a tratos infrahumanos; encerrados bajo llave hasta terminar sus labores, sin permiso de maternidad, en casos extremos han llegado a la misma muerte (Barreiro, s.f.).

 

ff6.jpg

Foto de Solidarity Center, via The Crimson Connection

“…nos vestimos con precios bajos pero a un coste muy alto, aún más elevado si tenemos en cuenta que se está consumiendo más moda que nunca antes en la historia de la humanidad” (Barreiros, s.f.).

Referencias:

Barreiro, A. M. (s.f.). Moda y Sostenibilidad. Fes-sociologia. Recuperado el 21 de 10 de 2016, de http://www.fes-sociologia.com/files/congress/12/papers/3820.pdf

Díaz, A. (20 de 08 de 2014). 5 verdades incómodas de las marcas fast fashion. Belelu.  Recuperado el 21 de 10 de 2016, de https://www.belelu.com/2014/08/5-verdades-incomodas-de-las-marcas-fast-fashion/

Greenpeace. (11 de 2012). Moda rápida. Recuperado el 21 de 10 de 2016, de http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/contaminacion/hoja_informativa_FastFashion.pdf

Olivas, O. (04 de 05 de 2016). El fast fashion de Zara, H&M y Forever 21: asesino de Aéropostale. Merca 2.0. Recuperado el 21 de 10 de 2016, de http://www.merca20.com/fast-fashion-zara-hm-forever-21-asesino-aeropostale/

#técnicas: Bordado de petatillo

Por Joaquín:

Se le denomina bordado de petatillo  por la similitud que tiene con el tejido de la palma que se emplea en la elaboración de petates. Esta puntada se considera muy resistente y fina.  Este tipo de bordado fue inspirado por la mantilla española que las mujeres andaluzas usan para los eventos religiosos.

Se dice que la primer versión del bordado de petatillo se dio en los años sesenta en Chiapas de Corzo, cuando la señora Elba Pedrero, compró mantillas para sus familiares durante un viaje en España. Una de las mantillas fue para su tía Lucrecia Vargas, que siempre realizó labores de bordado y tejido. Lucrecia imitó este tipo de tejido,  pero introduciendo la aguja cuadro por cuadro en el tul, así hasta rellenarlo completamente en una versión rectangular. Satisfecha con este nuevo bordado, enseñó a sus familiares y a la señora Auria Gómez a quien le pide que también lo aplicara en sus creaciones. Fue tanto el éxito que lo extendieron a los trajes típicos chiapanecos y también lo emplearon en los tapetes, carpetas, caminos de mesa, cortinas, etc.  (Vargas, 2008).

petatillo

Bordado en petatillo cc. Wikipedia

Esta técnica se emplea en vestidos típicos chiapanecos. Casi siempre se trabaja en una blusa de satín con escote semicircular, y un tul bordado en petatillo, pero se pueden hacer creaciones en distintos tipos de tela.

petatillo2

Traje típico de Chiapa de Corzo. Foto de Sara Ríos

Guía para bordar petatillo:

Primero se dibuja la figura que queremos realizar, con esto, delimitamos el espacio de trabajo.

Empezamos a bordar con líneas horizontales de un extremo a otro del dibujo que realizamos previamente.

Ya terminado, cambiamos el sentido de la aguja, de forma que quede perpendicular a las líneas ya bordadas. Metemos la aguja entre las hebras; una arriba y otra abajo.

Con este modus operandi seguimos el bordado, respetando los límites de nuestra pieza.

Ya terminado el trabajo, se obtiene una pieza con bordado de petatillo.

Puedes usar esta técnica en diversos materiales, como nuestras colaboraciones con Lore de tenis petatillo.

lore

Tenis petatillo de Lore

Referencias:

Vargas, M. N. (2008). NarimaNilu. Recuperado el 10 de 10 de 2016, de NarimaNilu: www.conecultachiapas.gob.mx/publications/download/20151007narimanilu.pdf

Crear con hilos (guía para bordar con petatillo): http://crear-con-hilos.blogspot.mx/2009/08/la-puntada-petatillo.html

#problemáticas: H&M y la nueva feminidad 

Por Rosa:

El anuncio de la nueva colección de H&M no deja de dar vueltas en nuestras cabezas. Por un momento podríamos pensar que emplear modelos sin axilas depiladas o con una talla mayor a cero, es muestra de un cambio social, en la que la mujer es aceptada tal cual es. ¿Pero podemos hablar de cambio e igualdad social desde la industria de la moda rápida? ¿O se trata de un recurso mercadológico que lucra con discursos y representaciones de movimientos sociales? ¿Acaso la mujer es”feminista” y “liberada” por el estilo de ropa que usa y compra? En este momento histórico en el que feminismo es tendencia (como prendas que se usan, se compran, se venden) todos los frentes lo explotan para amoldarse al capital y ensancharlo. Un feminismo privilegiado que enmáscara la máquina de explotaciones, discriminaciones y muerte que es el sistema en el que vivimos.

hym3

En la nueva campaña publicitaria de H&M, nos muestran un mundo de posibilidades para redefinir lo que es ser una “dama”, rodeado en la mayoría de las escenas, por glamour y consumo. En este anuncio, la resignificacion de ser una “dama” se centra en comportamientos concretos que nacen de un imaginario occidental de lo que significa romper estereotipos. Una mujer que no está en los huesos, otra con pelos en la axila y comiendo papas a la francesa, una más limpiándose los dientes en un restaurante. Nos muestran estas imágenes poniendo a la mujer como liberada, y queriendo representar diversidad. Sin embargo, no hay una crítica profunda, sólo más representaciones de formas de vida que no corresponden a la gran mayoría de mujeres y que alcanzarlas tiene un coste. En este anuncio no aparecen las condiciones que sostienen esas escenas de glamour y libertad. Mujeres y pueblos alrededor del mundo que con el despojo y la explotación sostienen las posiciones de privilegio de unxs cuantxs (que más tarde comprarán las prendas de H&M). H&M quiere mostrar su publicidad como revolucionaria, pero lo más preocupante es que este discurso “feminista” surge de una compañía que explota a las mujeres que hacen los productos que intentan vender con este anuncio.

Los produtos de H&M que aquí se publicitan para que las mujeres de hoy podamos consumir con total libertad, vienen de manos y cuerpos explotados. En su mayoría mujeres, mujeres pobres, racializadas. Personas que trabajan en fábicas bajo condiciones humillantes, sin posibilidad de tomar agua potable, bajo un calor difícil de soportar mientras los ventiladores permanecen apagados: trabajos manuales repetitivos que desgastan los cuerpos y entumen las mentes. Además, se les pagan sueldos que alcanzan apenas para sobrevivir. Las horas extras son rutinarias, por lo que las jornadas suelen ser de por lo menos 12 horas. Al igual que muchas empresas de moda rápida, H&M despide a mujeres por estar embarazadas y hace contratos de uno a tres meses para continuar manteniendo las peores condiciones laborales que sean posibles, así su ropa barata puede seguir enriqueciendo unos pocos bolsillos. Estas mujeres de las que estamos hablando no son blancas ni occidentales. No viven en Suecia, Francia o Estados Unidos. Son en su mayoría de Camboya y Bangladesh.

hym2

June 21, 2014 – Phnom Penh, Cambodia. Iberasia factory. © Nicolas Axelrod / Ruom

Las fábricas en estos territorios son una enorme muestra del neo-colonialismo reinante, se lleva la explotación a territorios que son antiguas colonias y las riquezas repercuten en occidente. Se aprovechan de circunstancias que los países beneficiados ayudaron a crear. La empresa de la que estamos hablando es sueca y creemos importante situarnos en estas relaciones. Suecia es el decimo octavo país más rico del mundo según el FMI. Camboya y Bangladesh batallan entre conflicto, pobreza y muerte. Las relaciones entre estos países no es reciente. No es la primera vez que Suecia entra en territorio camboyano, hace unos 40 años llegó en un esfuerzo de conveniencia absoluta para encubrir el genocidio camboyano además de que el Estado de este país ayudó a financiarlo. La historia de estos países explotados está atravesada por intervenciones del Banco Mundial, Suecia, Francia, Inglaterra y Estados Unidos; todos estos países enriqueciéndose mientras las condiciones de conflicto crecían en Camboya y Bangladesh. Ahora las intervenciones son más discretas, las formas han cambiado pero el fondo permanece el mismo. Hoy son textileras las que continúan con el despojo y expolio, la explotación y el robo. Las diseñadoras de H&M, muchas famosas, son remuneradas en cuantiosas cantidades y valoradas en extremo. Sus trabajadoras textiles, muchas y en extremo mal pagadas no son valoradas sino invisibilizadas.  La heredera de Erling Persson (fundador de H&M), Lottie Tham, tiene una fortuna estimada en 3.6 billones de dólares y es sólo dueña del 5% de H&M. Las mujeres que hacen el trabajo del que ella se enriquece no ascendía a más de 80 dólares al mes en el 2014. El trabajo casi esclavo de las mujeres de Bangladesh y Camboya recorre miles de kilómetros de distancia para llenar las arcas de esta mujer sueca y posicionarla entre las 500 mujeres más poderosas del mundo.

hym

Foto de mujeres camboyanas de la industria textil (cc.Asian Floor Wage Alliance)

Estas contradicciones resaltan y rechinan a lo largo de la publicidad de su colección 2016. Un anuncio feminista emitido por una compañía que explota a miles de mujeres es realmente perverso. Es vergonzosa la utilización de un discurso crítico que aboga por la igualdad social, por parte de una empresa que tiene todo el interés en mantener este sistema de desigualdades coloniales y patriarcales, y que con sus prácticas lo reafirman día a día. Que quede bien claro que esto no es feminismo, este discurso manejado por H&M donde no se entiende la interseccionalidad y la complejidad, es sólo pantalla y triste manipulación. La lucha social se vuelve estéril, y una mercancía.

Nos quieren caminando sonrientes con nuestra prenda económica de H&M, siendo mujeres libres de poder transitar sin estereotipos por el mundo, con nuestra ceguera bien puesta, nuestra indiferencia forjada bajo el nombre de un feminismo que sólo nos adorna de revolucionarias mientras allá al otro lado del mundo millones y miles de mujeres continúan siendo explotadas. Los problemas sociales no pueden resolverse desde lógicas de consumo. Comprar a grandes empresas que sobreexplotan gente y recursos naturales, no resuelve la desigualdad que generan. Busquemos otras formas de construir nuestras feminidades y masculinidades; luchemos por un mundo más justo a partir de nuevas formas de producción, consumo, y de relacionarnos con los otros. No dejemos la lucha en campañas publicitarias.

Más información:

The Women Who Make H&M’s Clothes Are Fired For Getting Pregnant

Human Rights Watch Report of Labor Rights Abuses in Cambodia’s Garment Industry

Asia Floor Wage Alliance

#resonancias: Dziffa

Ghana se ubica en la parte occidental de África, cuenta con una superficie de 238, 540 Km2, una densidad de población de 112 habitantes por km2 que lo deja en la 48 posición de la tabla de población.

En 2014 obtuvo el 64, 04% en volumen del PIB que lo llevó a ser la economía número 91. En ese mismo año se hizo el IDH (Expansión, 2014)  realizado por las Naciones Unidas donde se mide el progreso del país; Ghana fue colocado en el lugar 140 de 187 países. Los números siguen hablando: Doing Business coloca a Ghana en el lugar 114 de 189 países que pueden ser factibles para futuros negocios (Expansión, 2014)

La mayor parte de la población activamente económica en Ghana, en 1992, era de 8,7 millones personas de origen rural, del cual, 7 millones eran mujeres. Las oportunidades de trabajo se concentran en la agricultura, comercios minoristas, industria y servicios. El empleo en Ghana se da sobretodo  en los sectores informales de la economía que se caracterizan por bajos ingresos, falta de protección laboral, largas jornadas de trabajo (Ocran, 1998).

 

dziffa3

Imagen tomada de Dziffa.com

Dziffa Akua Ametam es una joven emprendedora ghanesa, que a la edad de 12 años salió de su país. En su desarrollo en Nueva York, siempre mantuvo la inquietud de estar en contacto con sus raíces y ayudar a su gente. Intentó comprar productos de Ghana y del continente,  pero no por extrañar  su tierra o por la calidad de productos que no se ven en NYC, si no por la fiel convicción de ayudar a las empresas locales, a su gente. Pero se dio cuenta que era difícil para los pequeños comercios poder vender su producto al cruzar los océanos; incluso, es difícil venderlo en el propio continente africano (Ametam, 2015). Ghana presenta números negativos en el comercio ya que  solo exporta la materia prima y regresan  los productos ya manufacturados con la misma materia prima que mandan (petróleo, oro, cacao) (GE, 2016).

 

dziffa1

Imagen tomada de Dziffa.com

Con  la consciencia de estas dificultades, Dziffa Akua regresó después de 10 años a Ghana donde descubrió gran cantidad de fabricantes que tienen la capacidad  de trabajar con materias primas y transformarlas. También reconoció que esto puede generar empleos y disminuir las tasas de desempleo y el empleo informal que tanto afectan al país (Aye, 2016).

Tras la experiencia de regresar a Ghana, Akua fundó Dziffa, una comercializadora en línea,  que nos da la cara de un país y su gente trabajadora. Este proyecto nos amplia la perspectiva sobre el continente africano, más allá de las problemáticas como la hambruna y el SIDA. Dziffa nos da la oportunidad de leer  y conocer un poco, en su blog,  nos comparten sobre el trabajo de los artesanos y la gente que trabaja para manufacturar todos los productos que van desde accesorios, blusas, vestidos, calzado, faldas, playeras, carteras, hasta productos de belleza como shampoo, jabón, utensilios decorativos para el hogar, juguetes.  

 

dziffa2

Imagen tomada de Dziffa.com

Más que un sitio web; sirve de ventana para los ojos mundiales y sirve de puerta para todos aquellos que quieran entrar y adquirir los productos africanos. Con esta plataforma se pretende abolir la dependencia económica  y reconocer a una Ghana productora, un continente africano talentoso y capaz.

Traducción del texto de Dziffa  “los estampados ‘africanos’ no son de África”

REFERENCIAS
Ametam, D. A. (2015). Dziffa.com. Recuperado el 06 de 09 de 2016, de https://www.dziffa.com/pages/about-us
Aye. (2016). african youth excellence. Recuperado el 06 de 09 de 2016, de http://www.africanyouthexcellence.org/pursuers_2015_akua.php
Gobierno de España (04 de 2016). Exteriores.gob. Recuperado el 06 de 09 de 2016, de http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/Ghana_FICHA%20PAIS.pdf
Expansión. (s.f.). datosmacro. Recuperado el 06 de 09 de 2016, de http://www.datosmacro.com/paises/ghana
Ocran, S. (1998). Social Watch. Recuperado el 06 de 09 de 2016, de http://www.socialwatch.org/es/book/export/html/10077

#COLABORADORXS: Pedro Raymundo

En Ahucatlán de Guadalupe, Pinal de Amoles, Qro., se encuentra el taller de Pedro Raymundo Rivera Garay, él y su familia desde hace tres generaciones se dedican a la elaboración de huaraches desde hace 35 años. El papá de Pedro, le enseñó y gracias a su apoyo y experiencia, han decidido seguir con el oficio mediante la creación de una línea más amplia y seguir impulsando su taller.

pedro

Quise elaborar una línea de calzado que se posicionará en el término tradicional, pero con un plus de calidad, en cuanto a suavidad, comodidad, colorido y ligero, así que me di a la  tarea de comenzar mi taller con mi propia maquinaria, implementos y materiales.”

El taller comenzó con actividades el 12 de Junio, empezando a abrir mercado también en Jalpan de Serra. La microempresa “Huarachería Xalpan”, como decidieron nombrarla, ha tenido una respuesta favorable, tanto que ya han comenzado a distribuir en los municipios cercanos, Landa de Matamoros y Arroyo Seco.

En el 2013 decidieron pedir apoyo al municipio y adquirieron un carro móvil para vender en el jardín artesanal de Jalpan, es gracias a esta oportunidad que sus huaraches comenzaron a llegar al extranjero, por los turistas que llegaban a visitar la Sierra de Querétaro. Además de forma indirecta han exportado a Estados Unidos, pues muchos de sus clientes son personas de la zona que migran y se han llevado calzado para sus familiares.

277a37671

“No tenemos límites para laborar, lo que el cliente pide, al menos que los materiales no los tengamos a la mano, pero si esto sucede procuramos conseguir con nuestros proveedores”: -Menciona Pedro-.

277a4271

Es la iniciativa de Pedro y el apoyo de su familia que le ha dado la fortaleza de seguir mejorando cada día, pues además con la ayuda de un tío, buscan mostrar a todos los mexicanos el trabajo que hacen en festivales de productos artesanales de las Huastecas, ya que Ahuacatlán es considerado zona huasteca, hecho que marca las tradiciones de la comunidad.

“Estoy convencido de que con trabajo constante y el apoyo de mi esposa, hijxs y familia, continuaremos elaborando nuestros calzados, porque cuando las personas nos hacen un buen comentario nos alienta a seguir y nos motiva”-Pedro.

#lugares: Apan, Hidalgo

Por: Joaquín

Apan se encuentra a una altura de 2480 metros sobre el nivel mar (INAFED, s.f.), los llanos de Apan y San Juan (municipio colindante)  son de los más bajos y tienen lagos que se forman de aguas que bajan de las montañas. Esta condición geográfica, hace de Apan una tierra sumamente fértil, y por ello, ha sido un centro importante para el asentamiento de poblaciones desde épocas remotas.

Actualmente, Apan no sólo es una región atractiva por su fertilidad agrícola, sino por ser una de las regiones con mayor oferta de trabajo (Serrano, 2006). Desde el inicio de los asentamientos humanos en esta región, se dio el trabajo de la tierra debido a sus riquezas. Actualmente, la mayoría del uso del suelo es agrícola, con muy buenas cosechas de maíz, cebado, frijol y maguey (INAFED, s.f.). Aunque el municipio no cuenta con mucha vegetación, la tierra es rica en pasto que sirve de alimento para el ganado lanar. Esto nos da un indicio del porqué esta zona tuvo una alza económica importante en la segunda mitad del siglo XVII gracias a la apertura de múltiples haciendas (INAFED, s.f.).

Otra importante industria en la historia de Apan, es la producción de pulque. En su apogeo, durante el siglo XIX, hubo un aumento en la población y en la economía de la región. En la actualidad se continúa festejando la Feria del Pulque y la Cebada que se celebra en las mismas fechas que Semana Santa.

El CDI indica que el grado de marginación es bajo y por ende la categoría migratoria se tiene en estatus de equilibrio (CDI, 2000). En el 2003, indicadores de la producción bruta per cápita menciona que Apan obtiene $4, 847, 080.70, en manos de 19, 502 trabajadores que da un total de remuneración por $508, 052.90 (Serrano, 2006).

Hoy en día, las principales industrias de Apan son:
– Cemento.
– Cal.
– Yeso.
– Hilado.
– Tejido.
– Acabo de fibras.
– Textil.

La actividad económica hace de Apan un lugar atractivo para la inmigración ya que de lugares aledaños, los pobladores ven en Apan y sus maquilas un signo de prosperidad.  

Las personas que laboran en este tipo de lugares vienen normalmente vienen de contextos rurales o dejando oficios que ya no son tan redituables: dejan a un lado el barro y la palma con las cuales realizan jarras, ollas, cazuelas, canastas, petates y hasta juguetes  (VisitMexico, s.f.).

El tipo de empleos que ofrecen las maquilas son jornadas de más de 12 horas, donde la mayoría de las veces no se les paga el tiempo extra. No hay seguridad social y cuando les sucede algún accidente durante el trabajo o en algún otro problema de salud. En muchos casos las personas que trabajan en maquilas lxs empleadxs se ven violentados sus derechos laborales y su propia integridad.

Ver más:
CDI. (2000). Indicadores sociodemográficos de la población total y la población indígena por municipio. 10/10/2016, de Comisión Nacional de los Pueblos Indígenas Sitio web: http://www.cdi.gob.mx/cedulas/2000/HIDA/13008-00.pdf

INAFED. (s.f.). Apan, Hidalgo. 10/10/2016, de Enciclopedia de Municipios y Delegaciones de México Sitio web: http://www.inafed.gob.mx/work/enciclopedia/EMM13hidalgo/municipios/13008a.html
TOMÁS SERRANO AVILÉS. (2006). MIGRACIÓN INTERNACIONAL Y POBREZA EN EL ESTADO DE HIDALGO. 10/10/2016, de UAEH Sitio web: http://www.uaeh.edu.mx/investigacion/productos/5414/migracion_internacional_y_pobreza_en_el_estado_de_hidalgo.pdf
Visit Mexico. (s.f.). Artesanía hidalguense, tradición que perdura. 10/10/2016, de Visit Mexico Sitio web: http://www.visitmexico.com/es/artesanias-en-hidalgo
Cuentame, INEGI. (2015). Número de habitantes. 10/10/2016, de INEGI Sitio web: http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/hgo/poblacion/default.aspx?tema=me&e=13