No dejes que M.I.A y H&M te engañen haciéndote creer que el fast fashion es sostenible.

La ropa desechable no ayuda al planeta

El artículo “No dejes que M.I.A y H&M te engañen haciéndote creer que el fast fashion es sostenible.” fue escrito por Matt Miller originalmente en inglés  y publicado por Esquire el 12 de abril del 2016. Fue traducido por el equipo de #recrear, puedes leer la versión original aquí.

Es de lo más sencillo entrar a H&M y con menos de mil pesos comprar prendas que te permitirán pasar desapercibidx entre una multitud con cortes de cabello cool en una cafetería. Incluso puedes hacer como si hubieras salido del más increíble festival de música con un presupuesto muy bajo. Lucirás muy bien (o muy mal, es debatible), pero eventualmente necesitarás verte mejor y tendrás que reemplazar tu ropa padrísima con ropa aún más padrísima. Así es la naturaleza de la moda, cuyos procesos se han acelerado y pervertido gracias al auge de la industria internacional del fast fashion.

En 2012, un artículo publicado en la revista académica Fashion Theory, decía que “el fast fashion -colecciones de bajo costo inspiradas en tendencias lujosas- es, por naturaleza, un sistema de respuesta rápida que fomenta la obsolescencia.” El ejemplo paradigmático es H&M, una compañía que genera $150 billones de dólares anuales, y se especializa en producir ropa barata que en 6 meses puede deshacerse o pasar de moda. En su reporte de sustentabilidad de 2014, H&M declaró que anualmente manufactura 600 millones de artículos para poco más de 3, 200 tiendas en 55 países. Mientras la compañía crece, también lo hace su demanda de algodón, electricidad, petróleo y agua. Aunque asegura que utiliza algodón orgánico, es tan sólo el 13.7% del algodón usado de acuerdo con cifras de 2014.

También están las (un poco) buenas noticias: el reporte de 2015 afirma que la compañía ha hecho importantes avances al aumentar el uso de energía renovable mientras reduce el total de sus emisiones. El hecho de que H&M sea consciente de su impacto ambiental y haga un supuesto esfuerzo por reducirlo, es algo positivo.

Pero para H&M, posicionarse como una compañía amigable con el medio ambiente es simplemente equivocado, lo que hace a su anuncio para la Semana Mundial del Reciclaje algo problemático. Comienza en un escenario apocalíptico, con transmisiones en radio y televisión diciendo que podemos ser parte de la solución al cambio climático. Siguen tres minutos de M.I.A (quien tiene una interesante forma de ver su apoyo a la campaña de H&M) bailando y cantando. Termina con un breve texto que promueve su nueva campaña: “95% de los textiles desechados a nivel mundial podrían tener una segunda vida. Deja las prendas que ya no quieras en nuestras más de 3,600 tiendas. Pueden ser reutilizadas o recicladas en nuevas fibras textiles.”

De nuevo, se trata de un buen gesto, pero su objetivo es llevarte a su tienda para que compres más ropa nueva ¿Cuál es el punto? ¿A quién ayuda H&M además de a sí mismo? ¿Se trata de hacer parecer todo más verde para vender más pantalones? Parece que es así. Si de verdad estás preocupadx por tu huella -especialmente cuando se refiere a la ropa que usas- no compres en H&M. Ve a una tienda de segunda mano. Compra cosas que fueron hechas para durar mucho tiempo. O investiga sobre las muchas compañías que ofrecen alternativas sustentables reales sin ser odiosos sobre ello.

El artículo “No dejes que M.I.A y H&M te engañen haciéndote creer que el fast fashion es sostenible.” fue escrito por Matt Miller originalmente en inglés  y publicado por Esquire el 12 de abril del 2016. Fue traducido por el equipo de #recrear, puedes leer la versión original aquí.

Conoce más de la campaña de H&M aquí.

Lore, ReCrear + Dos Coyotes

La segunda sesión del Encuentro ReCrear + Dos Coyotes tuvo lugar el pasado domingo 3 de julio en el espacio gestionado por la artista y diseñadora textil Carla Amezcua. En esta ocasión pudimos aprender con Lore a bordar en petatillo, una técnica de relleno muy popular durante los primeros años del siglo XX y actualmente usada en la decoración de trajes típicos.

 

 

Lorena Sosa Maldonado nació en Oaxaca pero a los 14 años se fue a Puebla para trabajar y aunque encontró ofertas laborales, eran empleos mal pagados con jornadas extenuantes. Poco tiempo después, Lore y su esposo decidieron formar una familia, y Lore comenzó a alternar el trabajo en casa con el cuidado de sus hijxs y otras actividades que le permitieron obtener un ingreso.

Gracias a su gusto por el bordado, aprendió muy rápido. Su trabajo la reconforta y le hace ver que puede hacer muchas cosas.

Tener la experiencia de aprender una técnica genera que las personas se reconozcan capaces de ser creadores, por ello la colaboración con Taller Dos Coyotes es para ReCrear un espacio transformador. Y así, poco a poco, con lo que parecen pequeñas acciones, se va reduciendo la brecha entre creadorxs y consumidorxs, una distancia que parece un abismo el día de hoy.

Sigue al pendiente de fechas de la próxima sesión de Encuentro ReCrear.

#resonancias: mujeres transformando

En El Salvador, el 90 por ciento de las personas que trabajan en el sector textil de maquilas son mujeres. Mujeres que sostienen a sus familias con el salario mínimo – incluso menos- por jornadas laborales dobles en empresas que no aseguran ni reconocen sus derechos laborales.

A pesar de que la importación de los productos que salen de las maquilas es un gran sustento de la economía salvadoreña, su producción se sostiene a costa de la calidad de vida de las trabajadoras.

Las empresas que las contratan (trasnacionales como Ocean Sky que produce para Adidas, Rebook, entre otras marcas) ofrecen sueldos por debajo del salario mínimo, horarios de doce o más horas, en ocasiones no se firman contratos, ni se cuenta con seguridad social o seguro médico, despiden sin indemnización, y no permiten la libertad de sindicalización.

Esta precariedad laboral es posible por diversos factores. Por un lado, se debe a que las empresas se ubican en lugares llamados zonas francas que liberan a las industrias del pago de impuestos y el gobierno se hace a un lado en la administración; esto habilita que las empresas mantengan a sus trabajadores en precarias condiciones de trabajo. Asimismo,  los sindicatos han sido reprimidos históricamente por el gobierno salvadoreño. En los últimos años la represión contra los trabajadores sindicalistas se ha manejado por medio de alianzas entre el gobierno, las empresas y las maras, con amenazas e intimidación físico y psicológica.

En este agitado contexto surge en Santo Tomás, un municipio cercano a San Salvador, el proyecto Mujeres Transformando que busca darle visibilidad a la violación de derechos laborales, y revalorizar a las trabajadoras de las maquilas desde una perspectiva interseccional.

Algunas de las acciones que han implementado son cursos y talleres en diferentes ámbitos: legales, de género, derechos laborales. Esto con el objetivo de fortalecer el liderazgo de las mujeres sindicalizadas, y fomentar la equidad de género.

De igual manera, crearon el documento “Haciendo visible lo invisible: la realidad de las bordadoras a domicilio” en el cual se expone el caso de mujeres que trabajan para las maquilas haciendo bordados especiales desde sus casas, sin contratos ni sueldo fijo, mucho menos prestaciones sociales. Un trabajo necesario (puedes leer la investigación completa aquí) para la industria y para repensar lo hecho a mano.

Los esfuerzos realizados desde el 2003 Mujeres Transformando han  cambiado las realidades de diferentes personas en El Salvador a través de la exigencia de un mejor ámbito laboral  y les ha valido reconocimiento internacional como una asociación de lucha.

Después de 13 años, el trabajo de esta asociación no para, pues siguen en la búsqueda de establecer medidas justas para las trabajadoras de maquila. Puedes seguir sus actividades a través de su página oficial o por su facebook.

 

Tutoriales #recrear

Nos sentimos muy felices por el inicio de un nuevo proyecto, se trata de una serie de tutoriales con lxs colaboradorxs de ReCrear. Pensamos que los vídeos tienen dos propósitos fundamentales: disminuir la brecha productor-consumidor y darte el empujoncito necesario para que te animes a crear y experimentar con técnicas y materiales distintos.

Cada objeto, que se forja con el tacto particular de quien lo construye, es también una forma de relacionarse con el mundo, con la gente, con el consumo. Queremos que el sentido de nuestros productos sea un eco que cuestione las formas de consumo generalizadas, pensamos que el encuentro, para acercarnos entre consumidorxs y productores, es un camino fértil.

Por esto apostamos por los talleres y tutoriales. Se realizaron distintos talleres con lxs colaboradorxs de Recrear, donde cada unx fue compartiendo su sabiduría con quienes estuvieran interesadx en adentrarse en los procesos e historias de cada producto. Como nuestro interés es esparcir estos conocimientos para quienes quieran aprender y multiplicar estos saberes, elaboramos los tutoriales que enseñan el proceso de elaboración para lxs que no pudieron participar presencialmente.

Sentimos importante aprender a hacer con nuestro cuerpo y con lo que nos rodea accesorios útiles para la vida cotidiana. Piezas que tengan una historia, el tacto impregnado, el olor de nuestras manos, la sonrisa de quien nos enseñó el significado potencial de un material. Así nuestra ropa, nuestra bolsa, no es ya parte de un engranaje de desposesión y explotación, es una historia de haceres y saberes que se van compartiendo.

Estos tutoriales abren la posibilidad de aprender a hacer y muestran la complejidad silenciada al hacer visibles los procesos desde el aprendizaje y la experiencia. Los ponemos a disposición para compartir la sabiduría guardada en cada producto y abrir los códigos para que todxs podamos seguir construyendo otros mundo con nuestras manos.

En el primer vídeo veremos a Ponchito, uno de los primeros artesanos con los que tuvimos la oportunidad de colaborar. Ponchito no sólo posee una habilidad para crear, también una habilidad para enseñar, así que con sus precisas instrucciones, te será sencillo hacer algo increíble que podrás usar o regalar a alguien especial. Cuéntanos cómo te fue y muéstranos el resultado final de tu aventura.

Axóchitl, diseñadora visual y Lucía, diseñadora de moda se conocieron 2014, su amor por el textil marcó el inicio de B’ochú Studio, un espacio de trabajo, investigación, producción y experimentación de distintas técnicas vinculadas a lo textil, particularmente, aquellas ancladas a una tradición.

Lorena es originaria de Oaxaca.  Llego aproximadamente a los 14 años a Puebla a trabajar. se casó a los 18 años; su marido es albañil y músico. De recién casados se dedicó a cuidar a sus hijos y  a veces trabajaba lavando la ropa de alguna de sus vecinas. Lore piensa que si tuviera otro tipo de trabajo tendría algo más seguro, pero a cambio de estar mucho tiempo lejos de casa. Mientras que ahora, realizando los bordados siente que tiene más trabajo y sin la necesidad de salir.