¿Por qué hacemos bolsas?

Uno de los accesorios más antiguos tendría que ser la bolsa. Sí, ese artefacto con el cual cargamos a todos lados. Desde las bolsas del supermercado, hasta las carteras, canastas y costales, todas fungen con un principio pragmático de almacenaje y transportación. Nos atrevemos a decir que si no fuera por los bolsos, seguramente nuestra evolución sociocultural hubiera sido muy distinta.

Es imposible trazar el origen exacto de las bolsas. Su producción se ha dado prácticamente en todas las culturas a lo largo de la historia y alrededor del mundo. Hay tantas técnicas como materiales, sin embargo la evidencia arqueológica y etnográfica, ha mostrado predilección por el uso de fibras vegetales en vez del material animal. A esta técnica de tejido de materiales vegetales, se le llama a cestería y puede realizarse de múltiple formas, se pueden realizar cestos con casi cualquier parte de las plantas, se pueden trenzar, o incluso torcer y enrollar.

La cestería es una técnica ancestral,  inclusive es anterior a la cerámica y a la metalurgia, y fue fundamental en el desarrollo de la humanidad.

Los cestos y canastos permitían procesar, almacenar y transportar, diferentes granos, frutos y cereales. De esta forma los grupos humanos podían asegurar alimento en tiempos de sequía, e incluso realizar intercambio con otros grupos.

La razón por la cual no tenemos evidencia arqueológica muy antigua es porque los cestos se elaboran con material orgánico que no sobrevive el paso del tiempo. De la poca evidencia textil que tenemos, se han encontrado algunos fragmentos de fibras y herramientas para el tejido en África, y el Levante con fechas tan antiguas como 20 mil años A.C. Los cestos completos más antiguos datan del año 10 000 A.C. En el caso de México la evidencia más vieja son vestigios del año 7 000 A.C., los cuales se han preservado en el norte del país gracias al clima árido y seco. También se ha encontrado evidencia de cestería en sistemas de almacenaje y procesamiento de alimento en cuevas en Puebla y Oaxaca con fechas que van del 6 000 al 2 000 A.C.

En México y Norte América, la cestería es una actividad sumamente importante. Sin embargo las técnicas son muy distintas así como su papel en la organización social. Por ejemplo, en muchas sociedades en Norte América el tejido es hecho por los hombres, mientras que en México es mucho más común que las mujeres se dediquen a la cestería. Además que el proceso histórico de la especialización artesanal ha sido muy diferente.

En el México prehispánico los dos productos principales eran los chiquigüites o tenates (cestos de palma) y el petate  (una estera de palma). Ambos eran piezas esenciales en la estructura doméstica, el petate para dormir, los tenates para guardar alimentos. Pero también se empleaban para usos más comerciales, el petate permitía envolver y transportar flores, mientras que los tenates posibilitaban mover grandes cantidades de alimento a diferentes lugares.

En algunas figuras y códices se observan tenates con un mecapal, una franja tipo cinturón que hace resistencia en la frente o pecho, de esta forma, se podía cargar los canastos por largas distancias. Se sospecha que los antiguos mercaderes podían llegar a cargar alrededor de 30-40 kilos sobre su espalda. Si bien la cerámica y madera también servía para mover material, los tenates son mucho más ligeros, flexibles y fáciles de transportar.

Con el paso del tiempo,  la inserción de nuevos materiales, como la piel, el lino y posteriormente el plástico, y el cambio en la demanda del mercado, ha ido transformando la producción de bolsas, cestos y canastas. En el mercado neoliberal, se han convertido en piezas cuya estética, identidad cultural, y elaboración artesanal ha generado un valor aparte de su funcionalidad práctica.

Las bolsas como piezas de “arte popular” son muy mal pagadas, con ganancias de 3 pesos por trabajo de horas. Pareciera que las personas quienes practican la cestería lo hicieran naturalmente, por un gusto cultural, sin esperar una remuneración dentro del sistema económico. Los artesanos tienen que competir con las maquilas de “souvenirs” y abaratar su trabajo.

En Recrear buscamos dignificar las técnicas artesanales no por ser un símbolo del folclor nacional, sino por el valor que tiene el oficio manual, y el objeto pragmático. Nosotros buscamos elaborar bolsas que sean funcionales, flexibles, ligeras y fáciles de transportar. No intentamos crearle un valor en nombre de una marca o diseño sofisticado. El valor de nuestras bolsas está en su cuidadoso proceso de elaboración, la labor de nuestros colaboradores y la funcionalidad del producto.

Constantemente estamos explorando nuevos diseños, técnicas y materiales que logren estos principios. Ya sean de palma, estambre, plástico o piel,  confiamos en el principio fundamental del bolso, y de la mano de nuestros colaboradores seguimos experimentando sus manifestaciones más prácticas, desde portafolios, mochilas hasta pequeños estuches o cubiertas para Tablet.

Acércate y conoce la historia de estos productos, y sus creadores.

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.